viernes, 28 de septiembre de 2018

Desmontando a Bakunin y el anarquismo. El verdadero trasfondo de la extrema izquierda.

La extrema izquierda tan impuesta actualmente en nuestra sociedad, está formada principalmente por el anarquismo y el comunismo, no meteremos en el mismo saco al socialismo pre-marxista, puesto que éste era muy variado y se centraba fundamentalmente en mejorar las condiciones de la clase obrera. En este artículo analizaremos su trasfondo, sus fundamentos reales, fundamentos que el militante medio de extrema izquierda ya sea anarquista o comunista, ignora por completo. El anarquismo, al igual que el comunismo defiende a ultranza el materialismo y ataca con vehemencia al cristianismo y sus valores. Resumiendo, creen que solo existe lo que vemos, la materia, y que lo espiritual no existe, que son cosas de la imaginación (pero en cambio su utopía proletaria no...), creen que la aparición del hombre o la perfección del universo se deben al fruto de la casualidad. Como podemos ver, es una concepción muy simplista que destila una gran cortitud de miras, algo cavernícola podríamos decir, basada en la ignorancia (ya que no conocen el cristianismo en profunidad, se quedan solo en lo superficial) cuando no directamente en la manipulación intencionada, como es el caso de Bakunin que perteneció a la masonería (la cual desprecia profundamente el ateísmo como queda patente en las Constituciones de Anderson) y creía en Lucifer, más conocido como Satanás, al cual ensalzaba, y esto se le escapa en su propio libro Dios y el estado, no pudiendo refrenar su soberbia, acaba desvelando sus intenciones reales.
Bakunin, al igual que Marx y otros autores de renombre de la extrema izquierda, criticaban con saña al cristianismo más que a ninguna otra religión, aunque luego también cargaban contra todas de un modo más generalizado y con mucha más suavidad (veasé ese incongruente respeto y casi veneración que tienen actualmente tanto anarquistas como comunistas hacia el islam...), pero se centraban en el cristianismo y sobretodo en el catolicismo por ser el baluarte de los valores europeos, de la civilización occidental, a la cual odiaban; y querían sustituirla por una nueva civilización de valores invertidos basada en la doctrina cabalística que ellos profesaban, propia del ocultismo judío y la masonería. Para ello decidieron forjar el anarquismo y el comunismo, las cuales atacaban frontalmente cada uno de los pilares de la civilización occidental: la familia, la patria, y Dios, es decir, el cristianismo y sus valores, especialmente el católico y el ortodoxo, puesto que los protestantes no les iban del todo mal para sus planes ya que habían servido como primera fase para acabar con Occidente durante los tres siglos anteriores, gracias a su estrecha unión con la masonería y la propagación del capitalismo calvinista, así como la "libre interpretatio" muy cercana al relativismo moral.


Bakunin y sus camaradas sabían perfectamente que necesitaban una ideología que invirtiera los valores, una ideología que luchara contra los valores cristianos, contra el orden y el sentido común, puesto que el orden representa a Dios mientras que el desorden y la sinrazón representan a Satanás. Marx, de origen judío y familia burguesa, hizo lo propio pero sabía que sin un mínimo de orden no se podía lograr nada consistente en la práctica, aquí radica la diferencia fundamental entre dichas ideologías, una acepta cierto orden, quiere autoridad, poder estatal, y la otra no, pero los fines son los mismos, acabar con la civilización occidental, imponer unos valores invertidos contrarios a la ley natural (la ley natural se basa en el sentido común), imponiendo la voluntad de Satanás, reproduciendo en la Tierra la rebelión de Lucifer en el Cielo, en la cual guiado por la soberbia y la envidia, no aceptó la existencia del hombre y se rebeló contra Dios queriendo ser como Él, engañando para ello al hombre vendiéndole la moto, es decir, la manzana, (puesto que el Diablo siempre utiliza la mentira para engatusar) para que tricionaran ellos también a Dios y perdieran su humanidad perfecta, su inmortalidad, convirtiéndose así en sus lacayos. Cabe destacar que esto no se acabó de lograr en la URSS, de ahí su caída casi por arte de magia a principios de los 90 del siglo XX, aun siendo verdad que en las primeras décadas los líderes comunistas consiguieron imponer una buena parte de su programa moral y cultural imponiendo el ateísmo, desmantelando la iglesia ortodoxa y creando un fuerte sentimiento de envidia y odio contra la nobleza y la burguesía conocido como "lucha de clases"; pero no lograron acabar con el patriotismo congénito de los rusos ni con su apego a la tradición, cosa que si han acabado logrando más tarde en Europa occidental, que ya estaba parcialmente corrompida por el protestantismo y el liberalismo anticatólico.
El anarquismo aun teniendo muchos puntos en común con el comunismo, al no querer imponer un estado totalitario, se configura como una ideología menos nociva o peligrosa para el mundo, además es utópica, cree en una predisposición innata del hombre hacia la solidaridad y la mutua colaboración (idea bastante ingenua y simplona pero atractiva). En definitiva, es algo menos "rabiosa" o iracunda que el comunismo, pero no por ello menos dañina para las almas de los que se dejan engañar por dichas ideas, debido a que la raíz del anarquismo en la práctica es la misma que la del comunismo, es decir, la exaltación de la soberbia contra Dios, el libertinaje narcisista y el odio que procede de la envidia, en resumen, la inversión de valores, quieren poner el mundo del revés. La solidaridad entre los hombres es imposible de lograr bajo una ideología materialista, puesto que si para ellos solo existe esta vida y hay que disfrutarla al máximo, el egoísmo siempre acabará prevaleciendo. De nada sirve defender algo que parece bueno, si lo que realmente lo mueve es de origen malvado.


Resultado de imagen para bakunin
Mikhail Bakunin, de familia burguesa y masón de grado 32

 
Basándose en esa traición antes descrita de Lucifer a Dios, Bakunin y compañía quisieron reproducirla en nuestro mundo, para ello apelaban a una falsa libertad extrema bajo unas supuestas buenas intenciones al igual que hizo su maestro diabólico con Adán y Eva, siempre ayudándose de una mentira bien adornada; una falsa libertad que en realidad esclaviza y lleva a la desesperación e infelicidad a los hombres, puesto que los deseos mundanos nunca se sacian, siempre se quiere más. Explotan la soberbia, el egoísmo, la envidia, la codicia y la lujuria... Nada de autoridad! via libre a todos nuestros caprichos! queremos sexo libre! queremos hacer siempre lo que nos de la gana! no queremos ser responsables! Muerte a los que viven mejor que nosotros! Muerte a los que piensan diferente!... todo esto bajo la premisa de querer un mundo "igualitario y justo", premisa que solo se queda en la teoría, puesto que dichas ideologías por mucho que supuestamente persiguieran fines nobles, se basaban como hemos visto, en antivalores, en lo más despreciable del ser humano, como la envidia y la soberbia desmedida, lo cual siempre conduce a estas ideologías llenas de odio a cometer atrocidades y establecer la tiranía y la injusticia allá por donde pasan. Los autores anarquistas en especial se centran en los peores defectos que puede tener el ser humano para engatusarlo, aprovechándose de sus debilidades, saben que así es muy fácil convencer a las masas, diciéndoles no la verdad, si no lo que quieren oir, adulándolos y alimentando su ego, sobretodo a los más ignorantes pero también a otros que siendo medianamente "cultos" caen en su engaño bajo la trampa de la vanidad y el amor a sí mismo, ya que al abrazar estas ideologías acaban creyéndose superiores al resto de mortales, algo que como veíamos anteriormente es muy propio del "colega" Lucifer. Esta inversión de valores ha tenido muchos frutos que hoy podemos apreciar por ejemplo en la ideología de género, en la destrucción de la moral y la familia, en la falsa solidaridad ligada al fenómeno de la inmigración masiva, o en el feminismo radical, además siempre disfrazan estos objetivos como si fueran un bien aparente, ocultando el mal que en realidad producen. En lo social los valores de la izquierda han sido impuestos por las élites en las últimas décadas, todos podemos verlo dia a dia, pero en cambio en lo económico como ya no necesitan el cebo izquierdista para con la clase obrera puesto que han sustituido al proletariado por otra serie de colectivos, como el LGBT y ciertas minorías étnicas, prefieren la socialdemocracia que es lo que les renta más, ya que en realidad su único objetivo desde un principio consistía en imponer los valores de la izquierda, es decir, los valores anticristianos en lo social y cultural. Eso de liberar al proletariado y demás solo les "importaba" cuando éstos eran útiles para lograr sus objetivos, era solo un señuelo, para ellos los obreros eran solo carnaza, tropa de choque.
Tanto anarquistas como comunistas, desde el más ignorante al más cultivado, critican al cristianismo y a la religión desde la más absoluta ignorancia, puesto que no la conocen en profundidad, se quedan solo en lo superficial, y haciendo uso indiscriminado de la demagogia se dedican a ridiculizar la religión sin utilizar nunca argumentos de peso (mediante la falacia del hombre de paja normalmente), incluso suelen calificar al cristianismo de "secta" cuando ellos con su ideología tienen un comportamiento muchísimo más sectario sin ser ni siquiera una religión. Su único argumento es la defensa de esa supuesta libertad de la que tanto se les llena la boca, libertad que en realidad es libertinaje, envidia e inmadurez que solo les conduce a la esclavitud.




Caballero de Occidente

No hay comentarios:

Publicar un comentario