jueves, 31 de mayo de 2018

Ocultismo y paganismo "nazi", ariosofía, esoterismo, la new age y su relación con la masonería

Durante los últimos tres siglos han utilizado diversas "creencias o religiones pantalla" inventadas por miembros de la masonería para captar posibles seguidores y futuros miembros potenciales, así como para ofrecer una introducción a la doctrina de la masonería disimuladamente y dirigir la sociedad hacia el sincretismo religioso y el panteísmo anticristiano. Entre estas corrientes criptomasónicas cabalísticas estarían los diferentes estilos esotéricos del siglo XIX y principios del XX como la teosofía, el ocultismo (incluído el pseudonazi), y las vertientes new age, paganas y esotéricas durante el siglo XX, la new age actualmente es su punta de lanza, con una gran difusión desde los años 90 del pasado siglo.


Todas estas creencias al igual que la masonería, se basan en la gnosis o gnosticismo. En la gnosis se dice que la salvación viene por uno mismo, se promete que mediante la iniciación se irán adquiriendo cada vez más conocimientos secretos convirtiéndose así en individuos muy superiores al humano medio, los cuales son vistos como profanos, alimentando la soberbia y el ego de los posibles futuros iniciados, haciéndoles creer que son elegidos, que se convertirán en semidioses en sus fantasías, ese es su señuelo, se aprovechan de la debilidad del ser humano, de su egocentrismo y ansias por saciarse de vanidad, de su curiosidad por el misterio; es puro marketing por el cual se capta a la gente a base de adularlos y darles algo con gancho, buscando satisfacer la parte perversa del alma humana. En realidad no se convierten en seres superiores en ningún momento ni obtienen poderes sobrenaturales, simplemente alimentan su ego y llegan a creerse que son auténticos "gurús", y si están dentro de la masonería o alguna secta similar, van conociendo con detalle la organización y sus fines, mientras que se les da la esperanza de que están cada vez más cerca del secreto espiritual más importante del gnosticismo y de la masonería, el cual, por supuesto es un fraude, como la manzana que la serpiente ofrece a Adán y Eva, por la cual Satanás les ofrecía un gran conocimiento oculto que según él, Dios no quería que tuvieran porque se convertirían en dioses, en realidad esa manzana solo los llevó al pecado, a su propia condenación, engañados por el demonio que siempre busca arrastrar a los demás hacia el mal, para compartir la carga. Todas las personas que se dejan arrastar por estas creencias ocultistas y gnósticas, guiados por la soberbia y la codicia sirven al mal sin darse cuenta.
Lucifer es Satanás, por muchos cuentos que se hayan sacado de la manga para dulcificar su imagen desde la new age, esoterismos varios y masonería. Lo intentan camuflar de mil formas, pero la "glorificación del hombre" que buscan todas ellas, la salvación por "uno mismo" (porqué nosotros somos lo más, más que Dios, según ellos... humildad cero), el rechazo más o menos contundente de Dios, es una muestra de soberbia y vanidad en cantidades industriales, y esto es lo que les delata como servidores del mal, aunque muchos cegados por esa borrachera de ego, nunca llegan a darse cuenta.


Resultado de imagen para teosofia 
Símbolo de la Teosofía, fundada por Blavatsky, de carácter sincrético, gnóstico y ocultista, 
directamente relacionada con la masonería, y precursora de la ariosofia y la new age.

 Propagando estas creencias gnósticas camufladas, en ambientes abiértamente anti masónicos, mezclando medias verdades con mentiras, buscan corromper a su enemigo para que acabe incluso trabajando para ellos sin saberlo, o como mínimo para que su lucha contra las políticas de la masonería, es decir contra las políticas del marxismo cultural, sea mucho menos eficaz. El verdadero dios y maestro tanto de la masonería como de estas creencias ocultistas es lucifer aunque esto pocas veces lo dicen abiertamente por las connotaciones negativas que suele tener, se le llama "gran maestro" mientras que Dios para ellos es alguien poco relevante, el gran arquitecto o el Todo, lo que dió el primer impulso a la creación y nada más, en el mejor de los casos. Ellos dicen que lucifer es bueno, el portador de la luz, y no satanás como dice la biblia, pero esto se cae por si solo cuando nos damos cuenta de que los fines de su Lucifer son los mismos que los de Satanás, es decir rebelarse contra Dios (al que tachan de malvado, cambiando las tornas) para ser igual de poderoso que él, de igual a igual, un auténtico desafio a Dios haciendo gala de una soberbia y envidia tremendas, lo cual es sinónimo del mal por si mismo. Alguien que se guia por la soberbia y la envidia, que no acepta órdenes de nadie ni autoridad alguna, es malvado por definición (este principio es aplicable igualmente a las políticas del marxismo cultural que es la expresión terrenal por excelencia de las creencias masónicas). Por ello, lo que hacen es comportarse de manera totalmente contraria a las enseñanzas cristianas del evangelio empezando por lo de "la verdad debe ser rebelada a todos por igual", invierten los valores, emulando esa rebelión luciferina, necesitan acabar con todo lo que provenga de Dios, de ahí que propaguen actualmente desde la masonería la ideología de género o en el pasado la lucha de clases y el ateísmo, usan todos los medios que sean necesarios para acabar con la ley natural, para destruir el orden, su fin último es poner el mundo del revés, para según ellos "liberar" al hombre. Además manipulan y confunden la biblia, ya que en ésta se dice claramente que Lucifer era un ángel bueno que se dejó llevar por una soberbia extrema y se rebeló contra Dios, que es cuando cayó por su pecado. Después de su fracaso, lleno de odio y poseído por la envidia, se transformó en Satanás... Esto los masones, los ocultistas y los gnósticos en general, no lo mencionan en ningún momento, en su lugar cuentan la historieta mencionada un poco más arriba.
Hay muchos escritos de esoterismo de post guerra alineado para con la llamada tercera vía afín al fascismo, que de principio a fin son un cúmulo de creencias masónicas, solo hay que leer un ejemplar del Kybalion o textos de cualquier web oficial de logias masónicas para comparar y darse cuenta de ello; su máximo referente está en el ocultismo pseudonazi y su precursor Guido Von List (el cual bebió diréctamente de la teosofía y de la masonería) que creó la llamada "ariosofía" a partir de una mezcla entre ocultismo cabalístico y la simbología del paganismo germánico, dichas creencias se presentan como si no tuvieran nada que ver con la masonería, para que el lector poco formado en estas lides caiga en la trampa. Ocurre lo mismo con con el esoterismo actual y el ocultismo en general, el cual pocas veces relacionan con la masonería, (con toda la astucia del mundo) para no asustar al interesado. Todos estos textos olvidan que en los regímenes fascistas se prohibió la masonería y también las organizaciónes esotéricas u ocultistas, como por ejemplo, la archiconocida Sociedad Thule. Hablando de la Thule, se ha exagerado interesadamente por los propios enemigos del III Reich su influencia en éste y en Hitler, para darle una imagen de oscuridad y maldad. A efectos reales, los únicos personajes relevantes del III Reich influenciados por la Sociedad Thule y el paganismo germánico ocultista fueron Hess y en menor medida Himmler (el cual acabó traicionando a Hitler), todo lo demás son manipulaciones y fantasías sin fundamento que van en contra de las propias declaraciones y acciones gubernamentales de Hitler, que era católico no practicante. Hitler llegó a decir sobre los paganos ocultistas lo siguiente, "Estas personas que sueñan con el heroísmo de los antiguos germanos, con sus armas primitivas, como hachas de piedra, lanzas y escudos - escribió Hitler - son en realidad los más cobardes. Conocí demasiado bien a esa gente para no sentir el mayor asco por estos comediantes... Especialmente cuando se trata de reformadores religiosos a base de germanismo antiguo, tengo siempre la impresión de que han sido enviados por aquellas instituciones que no quieren el renacimiento de nuestro pueblo" (Mein Kampf - Hitler).
Sabottendorf, fundador de la Thule y otros tantos de su cuerda fueron perseguidos por el III Reich, cosa lógica teniendo en cuenta las declaraciones de Hitler sobre ellos, sabiendo esto, no hace falta añadir mucho más, el propio Hitler dió a entender con sus acciones que con los años se dió cuenta de que esas creencias que compartieron algunos de sus camaradas estaban profundamente influenciadas por la doctrina masónica, de ahí que las prohibiera; el mismísimo Himmler tenía que guardarse sus creencias para su círculo más cercano dentro de las SS, que no pasaba de unas pocas decenas de miembros. En la absoluta mayoría de cuerpos de las SS, incluyendo su rama militar, las Waffen SS, lo pagano se reducía a unos cuantos símbolos que se usaban por formar parte de la herencia cultural germánica, siendo sus miembros y soldados, protestantes o católicos por norma general.

En un nivel de seriedad y profundidad menor, la masonería hizo lo mismo con las creencias new age que provienen de la teosofía, creada por Blavatsky y Henry Steel Olcott, que pertenecieron a la masonería, así como la Wicca pagana y sus vertientes, que fue inventada por el masón y judío Gerald Gardner. Todas estas pseudo-religiones tienen algo en común, y es que se basan parcialmente en la gnosis y el sincretismo panteísta además de compartir simbología satánica, la cual intentan restaurar como si no fuese algo maligno, vendiéndolo como algo mágico y bueno para que no cause rechazo (ejemplos de esto serían el baphomet basado en el antiguo dios celta Cernunnos o la estrella de cinco punta de la cábala) mediante estas pseudo-religiones pantalla, logran captar seguidores potenciales que se podrán convertir en futuros miembros si siguen la senda marcada, además, ofreciendo una introducción a la doctrina de la masonería, pero disfrazada lógicamente.


 Resultado de imagen para dios cernunnos
 Cernunnos, dios celta bastante controvertido por los sacrificios humanos y animales que se le ofrecían, 
actualmente usado por el movimiento Wicca.
Imagen relacionada
 Baphomet reverenciado por la masonería, el esoterismo ocultista y sus derivados, que representa a Lucifer. Por mucho que intenten dulcificarlo alegando que su mala fama se debe a las críticas de la Iglesia, su aspecto repulsivo y andrógino totalmente contrario a la belleza, lo delata como símbolo satánico y maligno.

Además con estas creencias consiguen llevar a la sociedad hacia el sincretismo religioso, que es uno de los fines que persiguen, crear una religión de esencia masónica y sincrética, apta para todos, en la que se sustituya a Dios y a Cristo, por el Gran Arquitecto y Lucifer, bajo varias denominaciones más o menos amistosas. Varias ramas del protestantismo formaron parte de este plan como etapa previa, no debemos olvidar que la masonería fue creada por protestantes en su gran mayoría, con la ayuda de judíos jasídicos versados en la cábala, al igual que su antecesora la orden rosacruz

Todas estas creencias tienen otro punto en común de gran relevancia, sus ataques al catolicismo y a la iglesia romana, amparándose en la leyenda negra promovida por protestantes y judíos, así como por toda la propaganda anticatólica paganizante y panteísta de la ilustración masónica liberal.

Una cita de San Agustín sintetiza con gran acierto en un par de líneas esta lucha entre el catolicismo y las creencias luciferinas.
«Dos amores hicieron dos ciudades. El amor de sí mismo, hasta despreciar a Dios, hizo a la ciudad terrenal, el amor de Dios, hasta despreciar a sí mismo, hizo la ciudad celestial.» 

Como conclusión, podemos decir que no existe una gnosis buena y otra mala, un esoterismo bueno y otro malo, todos sirven al mismo amo, al maligno, en mayor o menor medida, unos diréctamente y otros indiréctamente, la mayoría sin saberlo. El Catolicismo en cambio, se basa en valores nobles, sirve al bien, la verdad y la justicia, además de tener más y mejores vías de acceso para la vida espiritual.

Caballero de Occidente

Bibliografía
La masonería invisible, de Ricardo de la Cierva.
Iglesia y masonería, las dos ciudades, de Dr. Alberto Bárcena.
Las constituciones de Anderson.
Los protocolos de los sabios de Sion.
El Génesis, primer libro de la Biblia.
Porqué dejé de ser masón, de Serge Abad Gallardo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario