lunes, 23 de enero de 2017

Catolicismo "pagano"


Resultado de imagen para cruces celtas monumentos
El concepto "pagano" no debe ser considerado peyorativo ya que no tiene nada de malo el hecho de estar orgullosos de nuestro legado cultural y ancestral. En Internet hay multitud de artículos que tildan al Catolicismo de pagano (la gran mayoría de tendencia protestante o judía) para desprestigiarlo, este artículo tiene una finalidad totalmente opuesta, recuperamos la herencia pagana del Catolicismo para ensalzarlo, ya que es algo treméndamente positivo rescatar la obra religiosa de nuestros antepasados. Se podría decir que su gran obra, el Catolicismo, fue fruto de una excelente simbiosis entre el Cristianismo primigenio y las religiones paganas europeas. La propia tradición de la Iglesia, muy acertadamente explica como los filósofos de la antiguedad como Aristóteles o Sócrates actuaron como precursores de la Verdad, describiendo mediante la razón lo trascendente del ser humano.

El Catolicismo desde sus orígenes en Europa, se caracterizó por absorber rápidamente las costumbres paganas de todos los pueblos europeos, visigodos, francos, pueblos germánicos, íberos, romanos, eslavos, nórdicos, etc, fusionándolas con las enseñanzas de Cristo. Desde el comienzo, en los siglos I y II hubieron importantes Obispos y padres de la Iglesia como Ignacio de Antoquía que propugnaban una ruptura total con el judaísmo mucho más allá de lo que ya lo hizo San Pablo. El Paganismo que más fuerza e influencia cultural tuvo de una forma evidente en el Catolicismo, aparte del greco-romano, fué sin duda el Celta, presente en España, Francia, Britania e Irlanda, sin duda esta última nación, Irlanda, fué la que más influencia Celta introdujo en el Cristianismo Católico primigenio. Los monjes irlandeses exportaron el Catolicismo céltico durante el siglo VI primero a Escocia, luego al resto de Britania y a continuación por Francia, España y otras zonas de Europa, fundando monasterios y compartiendo sus enseñanzas con los católicos de dichas zonas. Tolkien ya decía que la mitología occidental bien entendida es el eco divino de la Verdad cristiana, y el Señor de los Anillos es una síntesis perfecta de los valores de la religión Católica complementados por la mitología pagana.Imagen relacionada
El crismón católico, de origen pagano, presente con anterioridad en las runas germánicas y en la simbología celta. 


Resultado de imagen para saint patrick
San Patricio, junto a San Columbano fueron los misioneros más activos y conocidos de Irlanda,
estos misioneros volvieron a evangelizar toda Europa durante el siglo VI.


Aparte de la gran influencia celta que tuvo el Cristianismo irlandés, el Catolicismo en sí mismo, está lleno de costumbres e iconografia pagana, de diferentes culturas, desde germánicas hasta eslavas, pasando por romanas. Podemos encontrar en inglesias cristianas esvásticas, ruedas solares conocidas como cruces celtas, símbolos íberos, símbolos mitraicos e incluso runas. La gran diferencia con el Protestantismo, aparte de su predisposición por lo cómodo y lo fácil con su doctrina irresponsable de la "sola fides", radica precisamente en que éstos reniegan de toda la herencia pagana clásica (símbolos, iconografía, imágenes divinas y de santos, procesiones, rituales litúrgicos, etc) y siguen un cristianismo muy parecido al judáismo, es decir, totalmente ajeno al carácter europeo y a nuestra herencia cultural. El Cristianismo Ortodoxo en cambio es muy parecido al Católico (salvando algunos asuntos doctrinales importantes, como el del purgatorio) de hecho su diferenciación fue fruto principalmente del poco contacto que hubo a partir del siglo VIII y por cuestiones de poder, puesto que con el Imperio Bizantino, el cristianismo se desarrolló con una gran autonomía frente a Roma, y concrétamente a finales del siglo IX su produjo la división final entre Roma y Constantinopla a raíz del conocido "Cisma de Focio".

Resultado de imagen para obispo esvástica
Obispo Huyshe Wolcott, se pueden apreciar las esvásticas y ruedas solares en su mitra.

Aunque en toda Europa, el Catolicismo se desarrolló de forma similar, ya que las religiones paganas europeas eran muy similares entre sí, en España concrétamente el Catolicismo se forjó a partir del aporte complementario de las creencias celtíberas (en el plano cultural) y el catolicismo romano, que ya estaba muy consolidado cuando llegaron los visigodos. En multitud de iglesias, monasterios y catedrales podemos encontrar símbolos relacionados con nuestra herencia religiosa pre-cristiana, dando muestra de la perfecta fusión que se produjo entre lo válido de las creencias paganas y el cristianismo, escogiendo lo mejor de las primeras para incorporarlo al último.

A lo largo de la Edad Media, el Catolicismo, con unas bases ya muy sólidas alcanzó su edad de oro, dejándonos la Europa de las catedrales, una cultura muy rica, tanto en arte como en literatura, y movimientos como el de Caballería, las Cruzadas, las Órdenes militares, y un largo sinfín de historias épicas, llenas de heroícidad y gloria, así como la idea de Europa y la civilización occidental, unida bajo la cristiandad.
La imagen de edad oscura y tenebrosa que se le ha dado a la Edad Media, se basa en ideas infundadas, propaganda nacida primero con la Reforma Protestante y luego sobrealimentada por el Imperio Británico y la masonería, que tenía como mayor enemigo al país católico de referencia, es decir, el Imperio Español. Los protestantes y más adelante los Ingleses (que eran también protestantes de la rama anglicana) necesitaban calumniar y degradar al Catolicismo y la historia de España, así que crearon esa imagen artificial oscura y terrorífica de la Edad Media y el Imperio Español. Hoy en dia esta visión manipulada y errada de la historia es casi un dogma de fe en Occidente, aunque cada vez tiene menos fuerza.

Imagen relacionada  
Símbolos celtíberos en la Iglesia de Santa María de Lebeña

Actualmente por desgracia, la Iglesia Católica, sobretodo en las altas esferas, en Roma, ha perdido muchos valores y tradiciones de la esencia Católica, como algunos saben por la influencia de la masonería y  más adelante del marxismo y la "teología de la liberación", solo hay que analizar al Papa actual para darse cuenta de ello ya que a veces parece estar a favor del marxismo. Muchas mentiras anti católicas inventadas hace unos pocos siglos, como la de afirmar que Jesucristo era judío, como si fuera un ser humano corriente, así como la apología de todo lo judaizante del cristianismo (propio de los protestantes) han pasado de ser condenadas por la Iglesia a ser casi un dogma. Debido a esto y al rumbo materialista y desalmado de la sociedad occidental, el Catolicismo cada vez pierde más fuerza y presencia, y es totalmente comprensible puesto que lo que degenera, tiende a desaparecer, por eso el Catolicismo necesita un nuevo aliento, una restauración completa del verdadero Catolicismo ligado totalmente a los valores y la cultura tradicional Europea.
Resultado de imagen para caballeros cruzados
 

Europa Ancestral

lunes, 9 de enero de 2017

Historia medieval de Inglaterra

Resumen de la Historia Medieval de Inglaterra 

En España es bastante normal conocer la historia más reciente de Inglaterra, pero en cambio sobre el medievo tenemos por lo general poca idea sobre la historia de este país, el mayor enemigo de España durante más de cuatro siglos.
La historia de Inglaterra, empieza con los britones y celtas romanizados, que con el desmoronamiento del Imperio Romano en el siglo V, quedaron abandonados a merced de sus enemigos. Los Pictos, pobladores de la parte este de Escocia y de origen celta como sus vecinos ingleses, llevaron a cabo numerosos ataques aunque no llegaron a invadir a gran escala la Inglaterra romanizada de los britones. Una parte de Escocia también estaba romanizada y ésta fue tomada por los Pictos que no llegaron a invadir Inglaterra, con el tiempo Britones y Pictos al ser ambos pueblos celtas muy similares, establecieron buenas relaciones ya que los pictos además se iban cristianizando poco a poco gracias a los irlandeses y escoceses romanizados.


La idea de Inglaterra existía muy vagamente pero a diferencia de España, donde en esa época además de que estuvo mucho más romanizada, los Visigodos con la autorización de Roma, tomaron las riendas de la Hispania Romana en su totalidad y siguieron adelante con un solo Reino, en Inglaterra los anglosajones (en realidad sajones, anglos y jutos) tomaron Inglaterra por la fuerza y fundaron numerosos reinos independientes, aunque conocían la idea de la Britania Romana gracias a los Britones pero tuvieron que pasar unos cuantos siglos para que Inglaterra estuviese unida bajo un solo Rey.

Resultado de imagen para mapa inglaterra medieval

Numerosos estudios arqueológicos aseguran que aunque existió resistencia ante la invasión anglosajona, pronto se produjo una cierta asimilación cultural entre los Britones y los Anglosajones, eso si, con el predominio absoluto de los segundos. Inglaterra quedó dominada por los Anglosajones, mientras que Escocia y Gales se mantuvieron bajo el poder de los pueblos celtas que mantuvieron la herencia latina de Roma. Del periodo de dominio anglosajón, Alfredo el Grande fue el Rey más importante, como Rey de Wessex combatió a los vikingos daneses y los venció en el año 878, proclamándose a partir de entonces como Rey de todos los Anglosajones que aunque liberó Wessex, no pudo expulsar a los Daneses de Anglia del Este ni de Mercia. Sus hijos si lo lograrían y en concreto fue su nieto Athelstan el que acabo la conquista, anexionándose los antiguos reinos ingleses para el Reino de Wessex que pasaría a llamarse Inglaterra. Cabe destacar que los anglosajones se convirtieron al cristianismo al poco tiempo de invadir Inglaterra. En el año 1016 el Rey Danés se hizo con la corona de Inglaterra, que sería gobernada por los Daneses hasta el año 1042, año en el que volvieron al poder los anglosajones de la Casa de Wessex, pero durarían poco ya que en el 1066 llegarían los Normandos para quedarse.
Resultado de imagen para alfred the great
Alfredo el Grande

Los Normandos fueron guerreros vikingos que se establecieron en Normandía, guiados por Rollo, un caudillo vikingo desterrado (conocido en la serie Vikingos por ser el hermano ficticio de Ragnar Lothbrok). Rollo se convirtió en Duque de Normandía a cambio de convertirse al Cristianismo, defender Francia de los ataques vikingos y casarse con Gisela, una de las hijas del Rey de Francia Occidental en el año 912. Uno de sus descendientes fué vital para la historia de Inglaterra, Guillermo I el Conquistador que decidió hacerse con la corona de Inglaterra en el año 1066 después de que Eduardo el confesor muriera sin descendencia y fuera sucedido por su hermano Haroldo II, enfrentándose así al Rey Harold de la Casa de Wessex y al Rey de Noruega Harald Hardrada que también luchaba por hacerse con el poder en Inglaterra.
El Duque de Normandía Guillermo I el conquistador venció a ambos y se proclamó Rey de Inglaterra, inaugurando así el periodo del dominio normando en Inglaterra que dura hasta nuestros dias, ya que los miembros de la Casa Real actual de Inglaterra son descendientes de Rollo y de Guillermo I el Conquistador. Aun así, la población anglosajona acabó adaptándose a esta nueva situación, no obstante hubo conflictos entre los dos pueblos y aunque algunos nobles sajones conservaron sus títulos, la mayoría de ellos tuvieron que exiliarse.

Guillermo I el Conquistador

Como muchos sabéis, La Inglaterra bajo dominio normando no se conformó con lo que tenía y acabaría conquistando Gales en el año 1093 e Irlanda en el siglo XII, así como Escocia después de numerosos enfrentamientos y guerras en el año 1707, cuando se creó el Reino de Gran Bretaña, el mismo que se convertiría en el mayor enemigo del Imperio Español. Además se convirtieron en herejes en el siglo XVI primero como protestantes y luego como anglicanos, el anglicanismo apareció fruto de la reforma protestante y como capricho de Enrique VIII para justificar sus continuos divorcios y matrimonios, llegó a tener seis mujeres, pero esa es otra historia.
Resultado de imagen para imperio britanico 1707 mapa



Europa Ancestral

miércoles, 4 de enero de 2017

El brutal asesinato del Zar de Rusia Nicolás II y su familia


Resultado de imagen para zar nicolas

El Asesinato del zar Nicolás II de Rusia fue un crimen político perpetrado por los bolcheviques en 1918 para asegurarse de que este no volviera a gobernar Rusia. Ningún juez o jurado lo condenó a muerte, ni ordenó su ejecución, pero no solo le asesinaron a el, sino a su familia, los criados y hasta al médico familiar.
En 1979, los historiadores Aleksandr Avdonin y Geli Riábov hallaron la posible tumba de la familia imperial en el bosque de Koptiakí. Análisis de ADN confirmaron el hallazgo. En 1981, la Iglesia ortodoxa rusa en el exilio canonizó a los integrantes de la familia Románov.
En 2008 el Tribunal Supremo de Justicia de la Federación Rusa rehabilitó a Nicolás II y a su familia, teniendo en cuenta a las víctimas de la represión política bolchevique; una decisión muy esperada por los descendientes de la familia imperial y la Iglesia ortodoxa rusa.
Al triunfar la Revolución de Octubre de 1917, en la que los bolcheviques —liderados por Lenin— derrocaron al gobierno de Kérenski, el Soviet Central a cargo de Yákov Sverdlov, un líder bolchevique judío perteneciente al círculo íntimo de Lenin, y quien estaba a cargo administrativamente del destino del zar, ordenó primero el traslado a Moscú del emperador depuesto; pero luego se instruyó el traslado de la familia imperial a Ekaterimburgo, que se hallaba bajo control del Soviet de los Urales con apoyo del Ejército Rojo.
El gobierno alemán había propuesto al Soviet que el emperador refrendara el tratado de paz, pero como segunda intención oculta era negociar la libertad de Nicolás II para posteriormente poder reimplantar el régimen monárquico ya que Alemania se había dado cuenta de la verdadera naturaleza de la revolución socialista mundial proclamada por Lenin. Por esa razón se lo había intentado enviar a Moscú en un primer momento. El Soviet, al tanto de estas maniobras y temeroso de lo que implicaba la intención, tomó las providencias para que jamás se volviera a instalar el zarismo en Rusia.


Resultado de imagen para sverdlov lenin 
 Lenin y Sverdlov

El 4 de julio de 1918, tomando como pretexto el avance de la Legión Checoslovaca que podría liberar a la familia del zar, Filipp Goloshchokin, quien presidía el Sóviet de los Urales, se apersonó apresuradamente en Moscú con Sverdlov y planteó el asesinato y encubrimiento ante este último. Sverdlov consultó a la alta cúpula del Sóviet Central y la orden fue dada.
Un escuadrón de la policía Cheka al mando de Yákov Yurovski, un importante oficial bolchevique de origen judío, relevó a la guardia de la casa, y el 16 de julio recibió la orden del Sóviet de los Urales de fusilar a toda la familia. No importó que el zar había abdicado y renunciado al poder mucho antes de ser capturado, entregando el mando a un gobierno interino e instaurando un parlamento.
La planificación misma del magnicidio in situ fue hecha por Yurovski, quien se reservó el derecho de disparar primero sobre el "verdugo coronado" como se lo llamaba a Nicolás II; aparte de Yurovski, la camarilla la componían, Piotr Ermakov y Gregoy Nikulin, todos miembros y asesinos probados de la Cheka.
Un subordinado de Goloshchokin, Piotr Ermakov, comisario bolchevique judío, quien tenía el control del campesinado del Ural, tenía la función de eliminar toda evidencia del asesinato no pudo conseguirse los dos camiones de transporte requeridos hasta el día siguiente. Ermakov además de participar en el pelotón, haría encender los motores de ambos vehículos para ahogar el ruido de los disparos.
El escuadrón estaba compuesto por doce hombres, siete de los cuales eran ex-combatientes húngaros, a cada uno de ellos se les asignó una víctima; dos de ellos se negaron a disparar sobre mujeres y al menos uno de ellos fue deshechado y reemplazado por Ermakov. Los miembros del escuadrón eran Gregori Nikulin, asistente de Yurovski, Piotr Ermakov asistente de Goloshchokin, Piotr Medveyed, S. Vagánov, Andreas Vergasi, Laszlo Horvath, Víctor Griinfeldt, Imre Nagy, Emile Fekete, Anselm Fischer e Isidor Edelstein. La amplia mayoría de los implicados en el fusilamiento también eran de origen judío.
En la medianoche del 17 de julio el zar junto a los integrantes de la familia fueron llevados al sótano de la Casa Ipátiev donde fueron fusilados, junto a algunos sirvientes cercanos, e incluso un médico leal. El pretexto era que se los iba a tomar una fotografía antes de partir; o se los iba a trasladar.
Nicolás II colocó al heredero en sus rodillas mientras tomaba asiento junto a la zarina, las hijas se sentaron atrás y los sirvientes y el médico a los costados, de pie. Pasaron unos instantes y repentinamente entró Yákov Yurovski con revólver en mano y 17 soldados armados con fusiles a la bayoneta.
Cuando Yákov Yurovski levanta el revólver y declara al zar que "el pueblo ruso" lo ha condenado a muerte, el zar alcanza a balbucear: -" que?"- y le dispara casi a quemarropa. El zar cae instantáneamente muerto, la zarina se alcanza a incorporar haciendo la señal de la cruz y gritando, es muerta de un disparo en plena boca por Yurovski y seguidamente los fusileros realizan una descarga cerrada al resto de la familia. Las hijas, que llevaban corsés apretados y además en su interior estaban cargados con joyas, no mueren inmediatamente y son rematadas a la bayoneta. Anastasia, que se había desmayado cuando comenzaron los disparos, recuperó la conciencia y fue muerta a golpe de culatas de los fusiles y por los bayonetazos realizados por Ermakov.
El zarévich sobrevivió a la primera descarga y fue muerto por Yurovski en el remate de moribundos disparándole dos veces a la altura del oído. Una de las sirvientas que no recibió la primera descarga es perseguida dentro de la habitación y asesinada a bayonetazos, e incluso la mascota es muerta de un disparo.
El zar murió con 50 años recién cumplidos. Este episodio daba fin a la dinastía Romanov y con éste, el régimen zarista.



 

Posteriormente los cuerpos son llevados en camiones y depositados en una mina abandonada.
Al día siguiente, Yurovski, temiendo que el rumor sobre el fusilamiento indujera a recuperar los cuerpos, ordenó su traslado y destrucción de los cadáveres por fuego y ácido y arrojarlos a piques de otras excavaciones, ubicadas 12 km fuera de la ciudad, en la mina que se llama "los cuatro hermanos".
En 1981, la Iglesia Ortodoxa Rusa en el exilio canonizó a los integrantes de la familia Románov, una decisión refrendada en agosto de 2000 por el sínodo de la Ortodoxia Rusa. Desde 1998 sus restos reposan en la Catedral de San Pedro y San Pablo de San Petersburgo.
El entierro de los restos mortales de la familia real dio pie a debates en medios políticos y religiosos. Pese al examen pericial genético que corroboró la autenticidad de los restos reales descubiertos, tanto la Iglesia Ortodoxa Rusa como los poco numerosos monárquicos de Rusia se niegan a reconocer que en la Fortaleza de San Pedro y San Pablo fueron enterrados justamente Nicolás II y sus familiares.
A la luz de este hecho, la decisión tomada por los Jerarcas de la Iglesia Ortodoxa Rusa de canonizar a Nicolás II (Románov) parece algo contradictoria. Según las tradiciones de la Iglesia Ortodoxa Rusa, existen determinadas condiciones a las que deben responder los candidatos a la canonización. Por ejemplo, sus restos deben curar y del icono debe emanar crisma.
La Iglesia parece haber tenido sus razones para declarar santa a la familia imperial. Algunos piensan, por ejemplo, que la Iglesia Ortodoxa Rusa hace cierta concesión a la Iglesia Rusa en el extranjero que había canonizado a Nicolás II hace aproximadamente veinte años. Según afirma el clero, el Zar fue canonizado debido a su "resignación y docilidad frente al martirio".
Según piensan los prelados, la decisión de canonizarlo debe traer paz a las almas de los habitantes de Rusia y reconciliarlos con el pasado del país. Pero no fue así: los sondeos de opinión muestran que la población se ha dividido más o menos en dos partes iguales, una mitad cree que Nicolás II merece ser canonizado, mientras que la otra mitad tiene una opinión distinta.
Los partidarios de la canonización piensan que Rusia es culpable ante el ungido por haber acogido con indiferencia su ejecución en 1918 y ahora debe expiar esta culpa.