viernes, 16 de noviembre de 2018

Visigodos: La verdadera historia de la primera España

Os presentamos y recomendamos una gran obra de José Javier Esparza sobre un periodo histórico muy importante pero bastante olvidado y marginado a conciencia por la historiografía oficial actual. Los visigodos crearon por primera vez un Estado en España. Lo mantuvieron vivo hasta que la peste, el hambre y la guerra lo destruyeron. No eran bárbaros ni atrasados. Sabían que la Tierra era redonda, conocían la razón de los eclipses, no ignoraban la obra de Aristóteles y eran capaces de hacer ciudades como la misteriosa Recópolis. Partieron del mismo sitio donde mil años después aparecerían los vikingos y, en su asombroso periplo, recorrieron media Europa. Fueron enemigos, aliados y herederos de Roma. Cabalgando sobre sus caballos pasó España de la Antigüedad a la Edad Media. José Javier Esparza cuenta, con extraordinaria erudición y una épica inconmensurable, la historia de los visigodos como nunca antes te la habían contado: la aventura fascinante de un pueblo que forma parte de nuestra memoria colectiva. Ellos fueron la primera España. Ya disponible en papel (libro de tapa dura) y formato electrónico.

Resultado de imagen para Visigodos: La verdadera historia de la primera España

lunes, 12 de noviembre de 2018

España, baluarte del Catolicismo

España ha tenido un papel providencial en la historia de la salvación, preservando la fe católica en Europa y expandiéndola por América y por otros continentes, por lo que muchos historiadores hablan con rigor de que si no hubiese sido por España la fe católica habría desaparecido. Dios, en sus sabios designios, había reservado a nuestra patria la noble misión de custodiar la fe ante herejes e infieles.
La Santísima Virgen vino en carne mortal a Zaragoza dejando un Pilar como símbolo de que la fe nunca desaparecería en España. Tras la conquista y evangelización de América se convirtió en Patrona de la Hispanidad. Los españoles a lo largo de la historia defendieron a ultranza la religión católica frente a los judíos, musulmanes, protestantes…
D. Jesús Ángel Rojo, escritor, historiador y periodista es experto en la Historia de España y concretamente en la leyenda negra antiespañola. En esta entrevista nos habla de la importancia esencial de España en la conservación del catolicismo en el mundo.
Resultado de imagen para navas de tolosa

-¿Qué se entiende por leyenda negra y cuál es el origen del término?
-El término leyenda negra lo acuña en un primer momento Emilia Pardo Bazán en una conferencia en ParÍs en 1899, pero verdaderamente el término leyenda negra como algo despectivo contra España, sus habitantes y su historia se empieza a conocer cuando Julián de Juderías en 1914 escribe su famoso libro “Leyenda negra y la verdad histórica” donde desmiente todas las mentiras que se habían emitido contra España. Afirma que se había creado un ambiente de relato fantástico contra España sobre todo en los países enemigos. Esa serie de relatos empieza a puntualizarlos uno por uno y a luchar abiertamente contra ellos.
Ya Quevedo fue denunciando la leyenda negra que se estaba realizando contra España o el mismo Quesada, el conquistador de Colombia, también denunciaba que lo que estaban haciendo con España era una campaña de desprestigio brutal. Todos los países que han sido imperio o primera potencia mundial han sufrido leyenda negra y exageraciones, pero la mayor campaña de desprestigio de la historia de la humanidad la ha sufrido España, deformando todos los hechos positivos, haciéndolos de menos y exaltando todo lo negativo hasta límites absurdos.

-¿Hay un punto de inflexión sobre la propagación masiva internacional de este mito de la leyenda negra?
-Cuando en el siglo XVI Bartolomé de las Casas escribe la brevísima Instrucción de las Indias se da el argumento perfecto a nuestros enemigos para crear una leyenda negra mítica sobre el Imperio español. Lo que dijo sirvió de base para acusar a España directamente del mayor genocidio de la historia de la humanidad. El dominico se inventaba las cosas, escribió un libro sin ningún tipo de rigor histórico donde afirmaba que España había matado más de 24 millones de indios haciendo las peores torturas que jamás el hombre había visto. Además, presentaban a los indios, que eran caníbales y hacían sacrificios humanos, como ovejas mansas y a los españoles como tigres sanguinarios capaces de las mayores atrocidades. En ese libro Bartolomé de las Casas hace afirmaciones de sitios donde dijo estar y nunca había estado y dijo ver lo que nunca había visto. Desde el punto de vista histórico es un panfleto muy dañino. No se entiende como en esa época le dejaron publicarlo cuando no se ha visto libro que injurie tanto a una nación como ese.
Es a partir de ese libro cuando los herejes holandeses, que habían traicionado a Felipe II tras romper los lazos de lealtad el taciturno Guillermo de Orange, utilizan el libro de De las Casas para degenerar la imagen de los españoles. Guillermo de Orange utilizó ese libro como base para atacar a España y con mentiras y medidas verdades generar un nacionalismo absurdo tratando de justificar su inmundicia moral e injustificable rebelión contra su rey Felipe II.
-El catolicismo ha sido cruelmente perseguido y combatido por los anglicanos y calvinistas y esto se silencia…
-Así es. Donde hubo las mayores persecuciones de católicos de la historia de la humanidad fue en Inglaterra donde los mataban sin ningún tipo de juicio o en las regiones calvinistas, donde estuvieron persiguiendo a los católicos hasta al siglo XIX. Todo esto está totalmente ocultado. Por ello utilizan la Santa Inquisición española como un elemento para denigrar la imagen de España.
Uno de los principales culpables de todo eso fue Reginaldo Gonzalo Montañés que escribió el libro “Exposición de algunas mañas de la Santa Inquisición española”. Era un hereje español protegido por los principales príncipes alemanes seguidores de Lutero, que recriminaba en ese libro el fanatismo y la brutalidad de los españoles a través de la Santa Inquisición. Cuando esta institución no es un invento de los españoles. Incluso Castilla es el último Reino al que llega el Santo Oficio. La Santa Inquisición mantenía unas garantías procesales que no las tenía ningún otro tribunal civil. Y además la Santa Inquisición no perseguía a un hereje, sólo tenía competencias sobre católicos. Sin embargo, en países como Holanda o Inglaterra te mataban directamente por ser católico.

-Un componente esencial de la leyenda negra es el hecho de que España era la gran defensora del catolicismo en el mundo…
-Si no hubiera existido España el catolicismo hubiese desaparecido de Europa y no hubiera llegado a América ni a Asia ni a ningún lado porque fue tal el expansionismo protestante que sólo el empeño de España hizo posible que se conservara la fe católica. La leyenda negra por tanto no sólo ataca a España sino al propio catolicismo, ya que España es la primera defensora de la fe verdadera.
Por ejemplo, si ahora oyes hablar a los indigenistas radicales cuando hablan de la conquista de América dicen que por medio de la fe se sometieron los indios a aberraciones y barbaridades cuando en realidad por medio de la fe se produjeron de forma pacífica, gracias a los misioneros, las mayores conquistas de terrenos y anexiones de los mismos indígenas al Imperio español. Ellos estaban hartos de esas religiones brutales y sangrientas que les obligaban a inmolar su vida. Los indios preferían una religión como la católica que hablaba de paz y de amor antes que una religión de sacrificios y de canibalismo.
Si no es por España el catolicismo habría desaparecido del mundo. España y su imperio pusieron todos sus recursos, todos sus hombres y toda su sangre para evitar tanto el ataque de los musulmanes como de los protestantes contra la religión católica. Es una verdad histórica indudable que si España no hubiera existido ahora mismo no existiría la religión católica.

martes, 23 de octubre de 2018

Espada ibérica la Tène, el verdadero antepasado de la Gladius hispaniensis romana

La espada la Tène, de origen celtíbero, es la verdadera precursora en la que se basó la gladius de las legiones romanas, y no la falcata como se venía pensando hasta hace pocos años.
Esta espada es frecuente en el nordeste peninsular y más rara cuanto más al sur. Procede también de modelos transpirenaicos, desde donde llegaría en el siglo IV a.c. a la Península Ibérica.
Se trata de un arma de hoja recta de dos filos paralelos, bastante más larga que las espadas anteriores. En la Galia evoluciona durante los siglos III y II a.c. desde los modelos de la Tène I, con hojas entre 41 y 76 cm hasta los de la Tène III con hojas de hasta 90 cm. Este arma fue muy frecuente en el nordeste peninsular, pero también en la Meseta, donde sufre una serie de modificaciones que afectan principalmente al sistema de enganche, ya que se le añaden sendas argollas para llevarla colgada en horizontal de un tahalí que cruzaba el pecho, en vez de vertical, como era normal en los pueblos nórdicos. El sistema de argollas usado por los celtíberos era mucho más práctico.


Espada la Tène


Todos hemos oído hablar alguna vez de la temible espada que lis itálicos adoptaron tras conocer sus virtudes en las campañas en Hispania durante la Segunda Guerra Púnica pero, hasta hace muy pocos años nadie sabía cómo era realmente esa famosa espada.
Durante mucho tiempo se buscó entre las espadas hispanas un candidato apropiado como origen de la espada romana sin resultados satisfactorios. Las espadas romanas antiguas conocidas, muy parecidas a los modelos griegos, eran cortas y punzantes, lo mismo que las tardías, también puntiagudas y aún más cortas, aunque pudieran ser usadas así mismo para golpear de filo; pero nos faltaba el modelo intermedio, precisamente el "gladius hispaniensis", para poder compararlo con las armas indígenas y así tratar de encontrar el modelo del cual derivó.
Al buscar entre las espadas hispanas las principales candidatas eran las espadas de frontón y las de antenas atrofiadas, aunque las dudas seguían pesando más que las certezas ya que, por una parte, las espadas de frontón casi habían desaparecido a finales del siglo II a.C. que es cuando se supone que este gladius fue adoptado, mientras que las espadas de antenas atrofiadas parecían demasiado cortas para haberlas tomado como modelo.
Algunos, en un intento de demostras la cuadratura del círculo, se empeñaron incluso en señalar la falcata, cuando era evidente que esa espada curva difícilmente podía haber sido origen de otra recta.
Resultado de imagen para espada de fronton
Empezando por arriba se muestra la espada de antenas celta, abajo la de frontón.


Como decimos, el problema principal era que no se conocían ejemplares reales del gladius romano original, más allá de alguna representación artística, siempre dudosa. Aunque parezca increíble no se tenían identificadas con certeza espadas romanas tardorrepublicanas, con lo que no había nada con lo que comparar las espadas hispanas. Afortunadamente esto ha cambiado en los últimos años, ya que se han encontrado diversos gladius hispaniensis datados entre el siglo II y I a.C. tanto en España como en Francia y otros lugares del mediterráneo. Ahora sabemos que se trata de armas de doble filo y hoja recta de 60/70 cm, con filos paralelos o ligeramente pistiliformes que acaban en una punta aguda. La empuñadura era de espiga y la vaina de cuero o madera. El arma se llevaría colgada en bandolera de una tira de cuero que se sujetaba a la funda por unas argollas laterales.
Al disponer ejemplares del arma romana ya se ha podido buscar el candidato hispano con una mayor seguridad, y todas las pistas apuntan hacia las espadas celtibéricas evolucionadas a partir de modelos de la Tène I, ya que coinciden prácticamente en todo: tipo y longitud de hoja, empuñadura de espiga, vaina de madera/cuero ribeteada e incluso sistema de sujeción.


Fuente: Los íberos y la guerra, Benjamín Collado Hinarejos

sábado, 6 de octubre de 2018

Hace 4.500 años, los pobladores de la Península Ibérica fueron exterminados

Un nuevo estudio demuestra el reemplazo completo del genoma masculino



Aniquilados rápidamente. Hace 4.500 años hubo una masacre por parte de unos pueblos del Cáucaso que decidieron exterminar a todos los varones de la Península Ibérica. Esta información se ha desvelado tras un estudio de la Universidad de Harvard que ha publicado New Scientist.

Las investigaciones, realizadas por el profesor David Reich, muestran cómo cambió por completo el genoma masculino tras el exterminio. En el informe, no hay datos sobre qué pasó con las mujeres.

Los responsables de la masacre fueron los pueblos del Cáucaso que son conocidos como yamna (protoindoeuropeos) y habrían arrasado el continente eliminando las culturas de los diferentes lugares. “Aquellos invasores se expandieron por un vasto territorio desde Mongolia a Hungría y Europa, y son los principales contribuyentes primarios más importantes a los europeos de hoy”, ha explico Reich en New Scientist.

Después del exterminio, los genes de los invasores sustituyeron por completo a los nativos. “La colisión de estas dos poblaciones no fue amistosa, ni siquiera igual, sino que los varones de fuera desplazaron a los locales y lo hicieron casi por completo, mientras que las mujeres habrían sido esclavizadas”, según Reich.

Nota: Se supone que los íberos fueron sus descendientes, pero aunque procedieran del cáucaso no se puede asegurar que fueran originarios de allí, puesto que su origen se remontaría a miles e incluso decenas de miles de años atrás. Otros pueblos como el celta también vinieron del este de Europa y Asia, pero su origen primigenio es desconocido.

Fuente: La Vanguardia

viernes, 28 de septiembre de 2018

Desmontando a Bakunin y el anarquismo. El verdadero trasfondo de la extrema izquierda.

La extrema izquierda tan impuesta actualmente en nuestra sociedad, está formada principalmente por el anarquismo y el comunismo, no meteremos en el mismo saco al socialismo pre-marxista, puesto que éste era muy variado y se centraba fundamentalmente en mejorar las condiciones de la clase obrera. En este artículo analizaremos su trasfondo, sus fundamentos reales, fundamentos que el militante medio de extrema izquierda ya sea anarquista o comunista, ignora por completo. El anarquismo, al igual que el comunismo defiende a ultranza el materialismo y ataca con vehemencia al cristianismo y sus valores. Resumiendo, creen que solo existe lo que vemos, la materia, y que lo espiritual no existe, que son cosas de la imaginación (pero en cambio su utopía proletaria no...), creen que la aparición del hombre o la perfección del universo se deben al fruto de la casualidad. Como podemos ver, es una concepción muy simplista que destila una gran cortitud de miras, algo cavernícola podríamos decir, basada en la ignorancia (ya que no conocen el cristianismo en profunidad, se quedan solo en lo superficial) cuando no directamente en la manipulación intencionada, como es el caso de Bakunin que perteneció a la masonería (la cual desprecia profundamente el ateísmo como queda patente en las Constituciones de Anderson) y creía en Lucifer, más conocido como Satanás, al cual ensalzaba, y esto se le escapa en su propio libro Dios y el estado, no pudiendo refrenar su soberbia, acaba desvelando sus intenciones reales.
Bakunin, al igual que Marx y otros autores de renombre de la extrema izquierda, criticaban con saña al cristianismo más que a ninguna otra religión, aunque luego también cargaban contra todas de un modo más generalizado y con mucha más suavidad (veasé ese incongruente respeto y casi veneración que tienen actualmente tanto anarquistas como comunistas hacia el islam...), pero se centraban en el cristianismo y sobretodo en el catolicismo por ser el baluarte de los valores europeos, de la civilización occidental, a la cual odiaban; y querían sustituirla por una nueva civilización de valores invertidos basada en la doctrina cabalística que ellos profesaban, propia del ocultismo judío y la masonería. Para ello decidieron forjar el anarquismo y el comunismo, las cuales atacaban frontalmente cada uno de los pilares de la civilización occidental: la familia, la patria, y Dios, es decir, el cristianismo y sus valores, especialmente el católico y el ortodoxo, puesto que los protestantes no les iban del todo mal para sus planes ya que habían servido como primera fase para acabar con Occidente durante los tres siglos anteriores, gracias a su estrecha unión con la masonería y la propagación del capitalismo calvinista, así como la "libre interpretatio" muy cercana al relativismo moral.

viernes, 14 de septiembre de 2018

Los samnitas, enemigos de Roma.


Orígenes y procedencia

Para conocer mejor a este pueblo debemos remontarnos a sus orígenes. Esta tribu de origen latino estaba emparentada con los Sabelios, establecidos justo al norte de sus territorios. Para hablar con más propiedad, debemos decir que se trataba de una confederación de varios pueblos. Estos eran los Caracenos, los Pentri, los Hirpinos y los Caudinos. Cada uno de ellos poseía un territorio propio. Los más fuertes de ellos, fueron los Pentri, que habitaban la zona central del Samnio. En el norte estaban situados los Caracenos, al sur los Hirpinos, y en el suroeste los Caudinos.

Todos ellos hablaban una lengua común de origen indoeuropeo, el osco. La capital de la confederación estaba en Bovianum. Su origen es antiguo, ya se sabe de ellos entorno al 800 a. C. La ocupación principal que desarrollaban era el pastoreo, aunque también fueron temibles guerreros. Llegaron a ocupar la zona donde se levantó posteriormente la ciudad de Pompeya.

Gracias al contacto con los griegos del sur de Italia (Magna Grecia), copiaron algunas de sus costumbres. Entre elllas el hecho de fortificar las ciudades. En el campo militar también asimilaron algunas de sus tácticas de combate.

El conflicto con Roma

Tras la victoria de Roma en las guerras latinas, los Samnitas se opusieron firmemente a someterse al yugo romano. Ellos eran los siguientes, pero no se lo iban a poner fácil. Su resistencia a ser sometidos, dio lugar al inicio de las llamadas guerras Samnitas.

Entre los años 343 y 290 a. C., tuvieron lugar tres guerras entre ambos pueblos y sus repectivos aliados.

La Primera guerra samnita (343-341 a. C.)


Esta se inició por el choque entre ambas potencias. Por un lado, los romanos, tras someter al pueblo de los auruncos se fijó en la Campania. Mientras, por su parte, los samnitas presionaron a otra tribu, los Sidicinos. Estos últimos buscaron apoyo en la ciudad de Capua para defenderse. Los samnitas derrotaron a los capuanos con suma facilidad. Estos se vieron obligados a pedir ayuda a Roma. Esa fue la excusa que necesitaba la potencia del Lacio para empezar la guerra.





El general y cónsul que se encargó de dirigir la campaña fue Marco Valerio Corvo. Las fuentes nos dicen que derrotó a los samnitas en el monte Gaurus y posteriormente se unió a su otro colega para infligir la derrota definitiva. Los samnitas se vieron forzados a firmar un tratado con Roma por el que le cedían la ciudad de Capua. A parte de eso no podrían interceder en los intereses comerciales que estos tenían en la Campania.

La Segunda guerra samnita (327 – 304 a. C.)

Esta segunda guerra se produjo justo después de que finalizase la segunda guerra latina. De nuevo las dos potencias chocaron porqué Roma apoyó a la ciudad de Nápoles, la cual los Samnitas pretendían. La primera fase de la guerra sucedió entre los años 327-321 a. C., y en ella los romanos llevaron el peso.

El año 321 a. C., marca un punto de inflexión, ya que es entonces cuando el ejército samnita consigue unas victorias importantes. Ese año se prodeuce uno de los episodios más vergonzosos de la historia de Roma. Un ejército romano bastante grande (según Apiano de 50 mil hombres) es completamente rodeado en las Horcas Caudinas. Ese acudía por un atajo a toda prisa para levantar un falso asedio promovido por los propios samnitas. Fueron emboscados en ese desfiladero que fue el que dio nombre a la batalla.

Los romanos, rodeados, intentaron trepar por las escarpadas paredes para salir de la emboscada. Les sirvió de poco, y sus enemigos apostados en lo alto les abatían sin piedad. Los romanos se viero obligados a claudicacar. Sus enemigos les perdonaros la vida, pero les obligaron a vivir una situación penosa. Apiano dice que los legionarios fueron desarmados y despojados de sus panoplias. Les dejaron tan sólo las túnicas. Posteriormente fueron obligados a pasar por debajo de una lanza horizontal colocada sobre otras dos verticales. De ahí procede la expresión “pasar bajo el yugo”.

Además tuvieron que ceder varias ciudades y firmar una tregua de cinco años. Al finalizar los cinco años pactados, Roma volvió a la carga, pero volvió a ser derrotada en la batalla de Lautulae. En el 311 a. C., los romanos derrotaron a los etruscos (aliados de los samnitas) en la batalla del Lago Vadimo. Después avanzaron hacia Bovianum, la capital Samnita, y la tomaron. Tras varios años más de guerra, el 304 a. C., los romanos sometieron la totalidad de la Campania.

La tercera guerra samnita(298 – 290 a. C.)

En esa ocasión, los samnitas formaron una nueva coalición, en la que englobaron a etruscos, sabinos, lucanos, umbros y celtas del norte de Italia. Roma pudo enfrentarse por separado a sus enemigos y les venció. El mismo año del inicio de la guerra, los romanos reocuparon de nuevo la capital samnita. Los habitantes huyeron hacia el norte para juntarse con sus aliados.

El 295 a. C., los ejércitos volvieron a chocar en Sentino. En esa batalla, los romanos derrotaron a la coalición samnita pese a que esta era superior en número. Pese a ser derrotados, los samnitas no cedieron, aunque ya solos, en el 290 a. C., claudicaron y se sometieron a la autoridad romana.

¿Qué pasó con el pueblo samnita?

Fueron vencidos, por lo que fueron asimilados, aunque jamás dejaron de ser rebeldes hacia Roma. Aprovecharon cada ocasión en la que apareció un enemigo de Roma poderoso para alinearse junto a él. Lo hicieron con Pirro y luego con los cartagineses en las guerras Púnicas.

Sila fue eñ que acabó con todos los samnitas que quedaban. En el año 82 a. C., en el marco de la revuelta social o guerra social, los samnitas continuaron solos hasta el final. En la batalla de Puerta Colina, fueron derrotados de manera definitiva y borrados del mapa. Los prisioneros que se hicieron, fueron ejecutados públicamente. Los cadáveres fueron arrojados al Tiber como señal de advertencia.



Fuente: https://www.sergioalejogomez.com/

martes, 14 de agosto de 2018

Las causas reales de la caída de Roma y del Imperio Romano de Occidente

Hay diversas opiniones sobre que causas fueron las que produjeron la caída de Roma, algunas de ellas se acercan bastante a la verdad, pero otras son simples bulos que no se basan en hechos históricos, como la supuesta culpabilidad del cristianismo o una exagerada decadencia interna, que son los típicos argumentos del historiador de barra de bar. La realidad es que la caída de Roma se dió por una suma de factores, aunque uno de ellos fue el más importante con diferencia: la evolución militar de los pueblos bárbaros.

El Imperio Romano se debilitó mucho antes de que el Cristianismo tuviese cierta relevancia, cuando entraron en juego los emperadores militares, salidos del ejército. La Guardia Pretoriana se convirtió en la fuente real del poder romano y esto trajo consigo constantes épocas de guerras civiles y conspiraciones. Debido a este gran poder de facciones dentro del ejército, éstas necesitaban reforzar sus ejércitos y no habían suficientes romanos para ello, con lo cual recurrieron a los bárbaros masivamente, y aquí esta la clave que acabó realmente con Roma, la lealtad de la tropa para con el Imperio se vió afectada puesto que muchos de ellos en realidad no eran romanos. Además muchos de estos bárbaros no romanizados, enseñaron a sus compatriotas lo que habían aprendido en Roma, los pueblos bárbaros se volvieron cada vez más eficientes militarmente y a partir de finales del siglo III d.c. ya estaban casi a la misma altura que los Romanos.

De todos modos, pese al proceso de lenta caída de Roma ya palpable en el siglo III, hubieron algunos grandes emperadores como Constantino I el cual se hizo cristiano y logró reunificar el Imperio, además amplió las fronteras de Roma a su máxima expansión, después de décadas de retroceso.


Conquistas de Constantino el grande.







Debido a los cada vez más fuertes pueblos bárbaros, la situación cambió mucho, puesto que antes aunque Roma tuviese guerras civiles, podían seguir controlando las fronteras sin demasiados problemas, pero con el paso de los años esto se volvió cada vez más difícil de conseguir, petando en el siglo V. En este siglo se sumaron muchos factores, pueblos bárbaros con una fuerza militar descomunal, hunos y vándalos, otro pueblo, el visigodo que aunque parcialmente aliado del Imperio ya rivalizaba con Roma, la cual había saqueado literalmente años atrás (Alarico) y se fue haciendo con cada vez más territorios romanos (Galia e Hispania). Otro de los factores decisivos fue que Roma tuvo un emperador muy inútil, Valentiniano III que ordenó asesinar a uno de los mejores generales romanos de todos los tiempos, el que salvó al Imperio de Occidente de Atila y los hunos, Flavio Aecio. Por último hay que mencionar al rey vándalo Genserico que vivió durante 88 años y dedicó toda su vida a acabar con Roma, sus golpes fueron fatales y a raíz de ello Roma acabaría desapareciendo al poco tiempo.


Resultado de imagen para caida de roma



Europa Ancestral

martes, 7 de agosto de 2018

Las Pirámides del Antiguo Egipto no fueron construidas por esclavos

En Egipto existía la esclavitud, pero no en el sentido clásico de la palabra. Los siervos "forzosos" tenían derechos legales, percibían salario y hasta podían ser ascendidos. Los malos tratos no eran frecuentes, y cuando ocurrían, el esclavo tenía derecho a reclamar ante los tribunales, aunque únicamente si el castigo había sido injusto. Para servir en las mejores familias incluso había voluntarios. A veces, personas arruinadas se vendían a sí mismas a familias de buena posición. Los esclavos adscritos al servicio doméstico podían considerárseles afortunados. Además de alojamiento y comida, su dueño estaba obligado a suministrarles una cantidad de telas, aceites y vestidos.

Muchos piensan que las pirámides fueron obras de esclavos, pero en realidad fueron obras de personas libres, eso si, a contratos que les obligaba a prestar servicios al Estado, sobre todo en el Imperio Antiguo, época de construcción de las pirámides, hasta el punto de que el egiptólogo Josep Padró afirma rotundamente:

"En esa época no hubo esclavos, Ahora bien, el Estado, en sus campañas de guerra, podía hacer prisioneros de guerra. Considerados como botín, eran deportados a Egipto y obligados a realizar trabajos en las propiedades del propia Estado: son los llamados esclavos reales".

Imagen relacionadaRecientemente y gracias al descubrimiento de las tumbas descubiertas en la meseta de Giza se confirma que los constructores de las pirámides no fueron esclavos sino trabajadores asalariados, al servicio de su dios en la tierra, el Faraón.
Datan del tiempo de la cuarta dinastía, el tiempo en el que se erigieron las grandes pirámides de Egipto a las afueras de lo que ahora es El Cairo.

Herodoto describió alguna vez a los constructores de las pirámides como esclavos , lo que llevó, junto con la descripción del Exodo de la Biblia a fomentar la creencia de que en Egipto había esclavos con todo el rigor que entraña la propia palabra. Este descubrimiento y los más recientes comprueban que los trabajadores recibían un sueldo, por lo que no eran esclavos.

Los constructores provenían de familias egipcias pobres del norte y del sur del país y eran respetados por su trabajo, tanto, que quienes morían en la construcción tenían el honor de ser enterrados en tumbas cerca de las pirámides sagradas de sus reyes.


La cercanía con las pirámides y la forma en la que eran enterrados, incluso con alimentos para el viaje al mas allá, apoya esta teoría. Sobre todo me baso en decir que de ninguna manera los habrían enterrado de una forma tan honorable si se tratara de esclavos.
Con lo cual, a mi opinión, no existía la esclavitud en Egipto como se conoce realmente.


Interesante enlace en el que confirman que las pirámides no fueron construidas por esclavos.


Fuente: http://www.historiayarqueologia.com

domingo, 29 de julio de 2018

La Atlántida y el origen de la humanidad (II)


XIII. La Atlántida, la Isla en la que nació la Humanidad

Un cuarto de siglo de investigaciones multidisciplinares, sumado a una concatenación de circunstancias afortunadas, le han permitido a Jorge Mª Ribero-Meneses llegar a identificar, en el mes de Marzo de 2008, el emplazamiento exacto de la celebérrima Isla Atlántida que, convencido siempre de su situación a orillas del Litoral Cantábrico, dicho investigador ha venido tratando de localizar desde que, el 19 de Abril de 1984, descubriera que tanto la Humanidad racional como la propia Civilización por ella creada, tuvieron su cuna en las Costas Cantábricas del Norte de la Península Hibérica.

Una vez establecidas, en los tres Tomos previos (VI, VII y XII), las premisas fundamentales de este asunto, este nuevo volumen profundiza en las circunstancias que determinaron la hecatombe que puso súbito fin a la civilización atlante y, con ella, a centenares de miles de años de historia, relativamente lineal, de nuestra especie, desarrollada a orillas del mar que, entre otros muchos nombres, ha respondido a los de Mar Occéana, Mar Occidental, Mar Ocre o Roja, Mar Griega, Mar de Bizkaya o Mar Cantábrica... De todo lo cual dan fe los ya cerca de un millón y medio de años de presencia humana documentada en la burgalesa Sierra de Atapuerca, con restos fósiles de los únicos individuos de esas Edades en los que se reconocen ya los muy peculiares rasgos faciales de los primeros homo sapiens de los que somos descendientes... y que brillan por su ausencia entre todos los homínidos asiáticos y africanos hasta ahora descubiertos, probándose con ello que la matriz de nuestra especie no podía hallarse demasiado alejada de aquellos Montes de Oca burgaleses en los que se encuentra Atapuerca y que nacieron a imagen y semejanza de los primitivos y genuinos Montes de Oca cantábricos.

Cuando hace alrededor de 11.000 años se precipita el desenlace de la última glaciación y el rápido ascenso de las aguas marinas en más de un centenar de metros provoca las consiguientes e inevitables alteraciones, de naturaleza tectónica, en las fachadas litorales, los fenómenos de índole sísmica y volcánica parecen haberse generalizado por doquier y muy particularmente en la abrupta Costa Cantábrica, especialmente vulnerable por su verticalidad y enorme altitud y por la violencia particular con la que se ve azotada por las aguas del Occéano. Aguas que marinos avezados, que han navegado por todos los mares de la Tierra, no dudan en incluir entre las más feroces y peligrosas del planeta.

¿Cómo es posible que todo un archipiélago como el configurado por las diez islas de la Atlántida se hunda, de la noche a la mañana, sin dejar rastro alguno, superficial, de su existencia? La respuesta a esta pregunta nos la brindan los historiadores antiguos, sin ser conscientes de ello, cuando nos dicen que las islas en cuestión se hallaban muy próximas al continente... Lo que permite deducir que, lejos de tratarse de islas de origen volcánico, surgidas en medio del Occéano como el archipiélago de Las Canarias, todas ellas tenían su cimiento en la Plataforma Continental, teniendo por ende una idiosincrasia más continental que propiamente insular. De donde se deduce que si la Atlántida formó parte de la Costa Cantábrica, de ello se infiere que todas sus islas se erguían sobre el borde de la estrechísima plataforma continental cantábrica, asomándose por consiguiente a los entre cinco y seis mil metros de los fondos abisales que acompañan, en todo su recorrido, a esa Plataforma Continental. Lo que sigue, es fácil de deducir... Cuando el rápido ascenso del nivel del Occéano hace en torno a doce mil años, desencadena una intensa actividad sísmica en la corteza terrestre, afectando de manera muy especial a la vulnerable Plataforma Cantábrica, ésta se quiebra en aquellos de sus tramos que, por la existencia de enormes y pesadísimas islas sobre ellos, resultaban más frágiles y más directa y violentamente afectados por esa subida del nivel del mar en torno a los 120 metros, produciéndose una fractura que, por afectar al punto exacto en el que hasta entonces se había desarrollado la historia de nuestra especie, iba a tener consecuencias catastróficas e irreversibles para la Humanidad.

En suma, que el archipiélago de la Atlántida no se hunde, propiamente, sino que se desgaja de la Plataforma Continental sobre la que se hallaba asentado y, resbalando por ella, se precipita con todos sus pobladores a los profundos fondos abisales cantábricos en los que todavía permanece... Tal es la razón, inédita, del hundimiento de la Atlántida, así como el porqué de que no haya quedado rastro ni vestigio alguno de aquel trágicamente malogrado Mundo Primigenio, sumergido e inédito a 5000 metros de profundidad desde hace doce milenios...
Aunque desconociera su localización, es a ese hasta hoy ignoto Mundo Primigenio al que se refirió Obrutchev con estas clarividentes palabras: De la Atlántida surgió la primera civilización del mundo, la cultura madre, y los supervivientes del gran cataclismo geológico fueron los responsables de llevar la antorcha de la sabiduría a todos los demás rincones del planeta. Si la Atlántida, en vez de estar configurada por un conjunto de Islas y por una estrecha franja litoral, hubiese sido un Continente desmesurado y, por ende, imposible de controlar y de dominar, ni el ser humano habría alcanzado el altísimo nivel intelectual que conquistó en ella ni, por consiguiente, habría llegado a ser la Cuna de la Civilización...

Es fácil deducir a qué niveles de devastación debió quedar reducida la Costa Cantábrica como consecuencia del gigantesco tsunami que el hundimiento del Archipiélago de la Atlántida hubo de producir, con olas de centenares de metros que arrasaron todo el Litoral hasta muchos kilómetros tierra adentro, provocando una terrible mortandad entre los pobladores de aquella Atlántida ya propiamente continental, cuyos supervivientes de la Cordillera Cantábrica estaban llamados a ser los que, como intuyera Obrutchev, llevaron la antorcha de la sabiduría a todos los rincones del planeta...


Jorge María Ribero Meneses


Para leer la primera parte de este artículo sobre la Atlantida, pinchar en el siguiente enlace:

La Atlántida y el origen de la humanidad, parte I  

sábado, 30 de junio de 2018

Roma contra Judea, desmontando mitos. Cristianismo vs Paganismo y Judaísmo

Los neopaganos que profesan un fuerte anticristianismo, basándose en ciertos textos protestantes y de Nietzsche (que se educó en una familia protestante) contrarios a Pablo de Tarso y a la Iglesia, influidos también por el neopaganismo de la Nouvelle Droite de los años 70, y en no pocas ocasiones incluso por un ocultismo gnóstico (esoterismo) de origen masónico, creen que el Cristianismo en su totalidad, sin diferenciar sus ramas (puesto que apenas las conocen), fue fruto de una conspiración judía para acabar con Roma y Occidente. Critican un falso cristianismo, ya que el verdadero lo desconocen completamente, así como su historia. Ignoran que Occidente ha sido el bastión del Cristianismo desde el principio y que el concepto de Europa se dio gracias a la cristiandad, es aquí donde se abrazó con más fuerza y desde aquí se propagó por todo el mundo. A su vez hacen suyas las críticas anticristianas que se dieron durante los tiempos de la Leyenda Negra (creada por la alianza judeo-protestante contra España) y de la Ilustración masónica, que aseguraban que el cristianismo católico romano sumió a Europa en la oscuridad, creencias todas que como veremos a lo largo del artículo son falsas y totalmente contrarias a la realidad. En especial nos centraremos en rebatir el artículo que Nordic Thunder subió ya hace unos años en su blog Europa Soberana y que contiene todas estas críticas. Además dicho artículo según se ha podido constatar es en gran medida un plagio de varias partes del libro Demolish them, escrito por un escritor neopagano griego llamado Vlassis Rassias.



"Lo malo de que los hombres hayan dejado de creer en Dios no es que ya no crean en nada, sino que están dispuestos a creer en cualquier cosa." G.K. Chesterton




Índice:

- Manipulación y tergiversación de pasajes bíblicos.
- Falso igualitarismo, manipulación de los valores cristianos.
- Sobre Jesucristo.
- El verdadero San Pablo,  y la falsificación de la historia del cristianismo.
- ¿Terrorismo cristiano, o más bien, terrorismo pagano?
- Idealización surrealista de Nerón. La realidad del Imperio Romano.
- Las mentiras de la leyenda negra y la Ilustración masónica
- Desmontando a Nietzsche
- Conclusiones



http://desdemicampanario.es/wp-content/themes/advanced-newspaper/timthumb.php?src=http://desdemicampanario.es/wp-content/uploads/2016/09/triunfo-cristianismo-sobre-paganismo-gustavo-dore.jpg&q=90&w=479&zc=1



Manipulación y tergiversación de pasajes bíblicos

La Biblia está repleta de alegorías, no puede ser entendida de forma literal, además los últimos textos del Nuevo Testamento fueron escritos hace casi 2000 años en un contexto social y religioso muy diferente al actual, y es muy fácil sacar conclusiones erróneas si no se tienen ciertos conocimientos en estudios bíblicos basados en la tradición y el magisterio de la Iglesia.

jueves, 21 de junio de 2018

Reconquista Espiritual

Desde Europa Ancestral recomendamos el blog de uno de nuestros colaboradores, un blog sobre cristianismo con una imagen muy actual y con una perspectiva combativa de la fe católica.

Reconquista Espiritual - El refugio del Guerrero Cristiano.

domingo, 17 de junio de 2018

Alonso de Ojeda, el conquistador.


(Cuenca, 1466 - Santo Domingo, 1515) Navegante, explorador y conquistador español, veterano de la guerra contra los moriscos, fue uno de los pioneros en la empresa de conquista que siguió al descubrimiento de América. Acompañó al almirante Cristóbal Colón en su segundo viaje y participó activamente en las primeras acciones para someter a los indígenas de la isla de Santo Domingo (La Española). Conocido como el caballero de la Virgen, por su gran devoción a ésta. Entre 1499 y 1502 exploró la costa de las actuales Venezuela y Colombia y fundó Santa Cruz, primer emplazamiento español en el continente. Nombrado gobernador de Nueva Andalucía (Urabá), gobernación de Tierrafirme que comprendía el litoral colombiano, su intento de colonización fracasó, pero dio lugar a la fundación de Santa María la Antigua del Darién, base de futuras conquistas.

Perteneció a una familia hidalga de pocos recursos. En su juventud estuvo al servicio del duque de Medinaceli, don Luis de la Cerda, como paje. Alonso de Ojeda era pariente cercano de un alto miembro del Tribunal de la Inquisición, de su mismo nombre, quien le presentó al famoso obispo de Burgos, que fue después Patriarca de las Indias, don Juan Rodríguez de Fonseca. Participó en la toma de Granada, donde dejó constancia de sus dotes militares, de su destreza como espadachín y de su audacia.
El joven Ojeda se ganó en breve la buena voluntad del Obispo, quien ofreció dispensarle su protección a la primera oportunidad. Alonso tenía veintiocho años en 1494, y de él se daba la siguiente descripción: "Tenía los ojos azules, era pequeño de estatura, ágil hasta causar sorpresa, y en todos los ejercicios de las armas, maestro consumado; tenía el genio pronto y la vista perspicaz; era valiente hasta la temeridad, vengativo hasta la crueldad, tierno de corazón con los débiles, y cortés con las damas; pendenciero y duelista, pero hondamente creyente y por extremo observante de sus deberes religiosos."

sábado, 9 de junio de 2018

La búsqueda del Santo Grial


Resultado de imagen para la busqueda del santo grialEn La Búsqueda del Santo Grial, ciento cincuenta caballeros de la Mesa Redonda parten de Camelot dispuestos a superar todo tipo de peligros con tal de recuperar el cáliz llevado a Inglaterra por los descendientes de José de Arimatea y conservado en el castillo de Cobernic. De todos ellos, sin embargo, solo tres - Bors, Perceval y Galahad- conseguirán coronar la aventura, y de éstos sólo uno, Galahad, modelo de caballero cristiano en quien el ascetismo y la castidad se funden con la ayuda divina, llegará a conocer los secretos del Santo Grial. Galahad alcanza un nivel espiritual perfecto, digno de otro mundo, gracias a su vida intachable libre de pecado, a su devoción y a su conducta siempre recta durante las aventuras que va superando como caballero cristiano.

Otro de los caballeros más relevantes de la búsqueda es Lanzarote, un apuesto caballero de gran renombre, reconocido por todos como el mejor de los caballeros antes de la llegada de Perceval y Galahad. Lanzarote llega a ver el Grial, pero debido a su endurecimiento de corazón producido por el pecado, ni se da cuenta del valor que tiene lo que está viendo, su espíritu está encarcelado. Lanzarote se da cuenta de esto y sufre mucho, hasta que se encuentra con un monje con el cual se confiesa después de muchos años sin hacerlo y vuelve a encontrar a Dios.

La Búsqueda del Santo Grial es una obra literaria perteneciente al ciclo de leyendas artúricas conocido como el "ciclo de la Vulgata", llena de significado espiritual, de valores y lecciones para todo aquel que no está totalmente cegado por los antivalores de la sociedad actual, es un imprescindible para los apasionados del medievo, de las órdenes de caballería y de la civilización cristiana.

jueves, 31 de mayo de 2018

Ocultismo y paganismo "nazi", ariosofía, esoterismo, la new age y su relación con la masonería

Durante los últimos tres siglos han utilizado diversas "creencias o religiones pantalla" inventadas por miembros de la masonería para captar posibles seguidores y futuros miembros potenciales, así como para ofrecer una introducción a la doctrina de la masonería disimuladamente y dirigir la sociedad hacia el sincretismo religioso y el panteísmo anticristiano. Entre estas corrientes criptomasónicas cabalísticas estarían los diferentes estilos esotéricos del siglo XIX y principios del XX como la teosofía, el ocultismo (incluído el pseudonazi), y las vertientes new age, paganas y esotéricas durante el siglo XX, la new age actualmente es su punta de lanza, con una gran difusión desde los años 90 del pasado siglo.


Todas estas creencias al igual que la masonería, se basan en la gnosis o gnosticismo. En la gnosis se dice que la salvación viene por uno mismo, se promete que mediante la iniciación se irán adquiriendo cada vez más conocimientos secretos convirtiéndose así en individuos muy superiores al humano medio, los cuales son vistos como profanos, alimentando la soberbia y el ego de los posibles futuros iniciados, haciéndoles creer que son elegidos, que se convertirán en semidioses en sus fantasías, ese es su señuelo, se aprovechan de la debilidad del ser humano, de su egocentrismo y ansias por saciarse de vanidad, de su curiosidad por el misterio; es puro marketing por el cual se capta a la gente a base de adularlos y darles algo con gancho, buscando satisfacer la parte perversa del alma humana. En realidad no se convierten en seres superiores en ningún momento ni obtienen poderes sobrenaturales, simplemente alimentan su ego y llegan a creerse que son auténticos "gurús", y si están dentro de la masonería o alguna secta similar, van conociendo con detalle la organización y sus fines, mientras que se les da la esperanza de que están cada vez más cerca del secreto espiritual más importante del gnosticismo y de la masonería, el cual, por supuesto es un fraude, como la manzana que la serpiente ofrece a Adán y Eva, por la cual Satanás les ofrecía un gran conocimiento oculto que según él, Dios no quería que tuvieran porque se convertirían en dioses, en realidad esa manzana solo los llevó al pecado, a su propia condenación, engañados por el demonio que siempre busca arrastrar a los demás hacia el mal, para compartir la carga. Todas las personas que se dejan arrastar por estas creencias ocultistas y gnósticas, guiados por la soberbia y la codicia sirven al mal sin darse cuenta.
Lucifer es Satanás, por muchos cuentos que se hayan sacado de la manga para dulcificar su imagen desde la new age, esoterismos varios y masonería. Lo intentan camuflar de mil formas, pero la "glorificación del hombre" que buscan todas ellas, la salvación por "uno mismo" (porqué nosotros somos lo más, más que Dios, según ellos... humildad cero), el rechazo más o menos contundente de Dios, es una muestra de soberbia y vanidad en cantidades industriales, y esto es lo que les delata como servidores del mal, aunque muchos cegados por esa borrachera de ego, nunca llegan a darse cuenta.


Resultado de imagen para teosofia 
Símbolo de la Teosofía, fundada por Blavatsky, de carácter sincrético, gnóstico y ocultista, 
directamente relacionada con la masonería, y precursora de la ariosofia y la new age.

 Propagando estas creencias gnósticas camufladas, en ambientes abiértamente anti masónicos, mezclando medias verdades con mentiras, buscan corromper a su enemigo para que acabe incluso trabajando para ellos sin saberlo, o como mínimo para que su lucha contra las políticas de la masonería, es decir contra las políticas del marxismo cultural, sea mucho menos eficaz. El verdadero dios y maestro tanto de la masonería como de estas creencias ocultistas es lucifer aunque esto pocas veces lo dicen abiertamente por las connotaciones negativas que suele tener, se le llama "gran maestro" mientras que Dios para ellos es alguien poco relevante, el gran arquitecto o el Todo, lo que dió el primer impulso a la creación y nada más, en el mejor de los casos. Ellos dicen que lucifer es bueno, el portador de la luz, y no satanás como dice la biblia, pero esto se cae por si solo cuando nos damos cuenta de que los fines de su Lucifer son los mismos que los de Satanás, es decir rebelarse contra Dios (al que tachan de malvado, cambiando las tornas) para ser igual de poderoso que él, de igual a igual, un auténtico desafio a Dios haciendo gala de una soberbia y envidia tremendas, lo cual es sinónimo del mal por si mismo. Alguien que se guia por la soberbia y la envidia, que no acepta órdenes de nadie ni autoridad alguna, es malvado por definición (este principio es aplicable igualmente a las políticas del marxismo cultural que es la expresión terrenal por excelencia de las creencias masónicas). Por ello, lo que hacen es comportarse de manera totalmente contraria a las enseñanzas cristianas del evangelio empezando por lo de "la verdad debe ser rebelada a todos por igual", invierten los valores, emulando esa rebelión luciferina, necesitan acabar con todo lo que provenga de Dios, de ahí que propaguen actualmente desde la masonería la ideología de género o en el pasado la lucha de clases y el ateísmo, usan todos los medios que sean necesarios para acabar con la ley natural, para destruir el orden, su fin último es poner el mundo del revés, para según ellos "liberar" al hombre. Además manipulan y confunden la biblia, ya que en ésta se dice claramente que Lucifer era un ángel bueno que se dejó llevar por una soberbia extrema y se rebeló contra Dios, que es cuando cayó por su pecado. Después de su fracaso, lleno de odio y poseído por la envidia, se transformó en Satanás... Esto los masones, los ocultistas y los gnósticos en general, no lo mencionan en ningún momento, en su lugar cuentan la historieta mencionada un poco más arriba.
Hay muchos escritos de esoterismo de post guerra alineado para con la llamada tercera vía afín al fascismo, que de principio a fin son un cúmulo de creencias masónicas, solo hay que leer un ejemplar del Kybalion o textos de cualquier web oficial de logias masónicas para comparar y darse cuenta de ello; su máximo referente está en el ocultismo pseudonazi y su precursor Guido Von List (el cual bebió diréctamente de la teosofía y de la masonería) que creó la llamada "ariosofía" a partir de una mezcla entre ocultismo cabalístico y la simbología del paganismo germánico, dichas creencias se presentan como si no tuvieran nada que ver con la masonería, para que el lector poco formado en estas lides caiga en la trampa. Ocurre lo mismo con con el esoterismo actual y el ocultismo en general, el cual pocas veces relacionan con la masonería, (con toda la astucia del mundo) para no asustar al interesado. Todos estos textos olvidan que en los regímenes fascistas se prohibió la masonería y también las organizaciónes esotéricas u ocultistas, como por ejemplo, la archiconocida Sociedad Thule. Hablando de la Thule, se ha exagerado interesadamente por los propios enemigos del III Reich su influencia en éste y en Hitler, para darle una imagen de oscuridad y maldad. A efectos reales, los únicos personajes relevantes del III Reich influenciados por la Sociedad Thule y el paganismo germánico ocultista fueron Hess y en menor medida Himmler (el cual acabó traicionando a Hitler), todo lo demás son manipulaciones y fantasías sin fundamento que van en contra de las propias declaraciones y acciones gubernamentales de Hitler, que era católico no practicante. Hitler llegó a decir sobre los paganos ocultistas lo siguiente, "Estas personas que sueñan con el heroísmo de los antiguos germanos, con sus armas primitivas, como hachas de piedra, lanzas y escudos - escribió Hitler - son en realidad los más cobardes. Conocí demasiado bien a esa gente para no sentir el mayor asco por estos comediantes... Especialmente cuando se trata de reformadores religiosos a base de germanismo antiguo, tengo siempre la impresión de que han sido enviados por aquellas instituciones que no quieren el renacimiento de nuestro pueblo" (Mein Kampf - Hitler).
Sabottendorf, fundador de la Thule y otros tantos de su cuerda fueron perseguidos por el III Reich, cosa lógica teniendo en cuenta las declaraciones de Hitler sobre ellos, sabiendo esto, no hace falta añadir mucho más, el propio Hitler dió a entender con sus acciones que con los años se dió cuenta de que esas creencias que compartieron algunos de sus camaradas estaban profundamente influenciadas por la doctrina masónica, de ahí que las prohibiera; el mismísimo Himmler tenía que guardarse sus creencias para su círculo más cercano dentro de las SS, que no pasaba de unas pocas decenas de miembros. En la absoluta mayoría de cuerpos de las SS, incluyendo su rama militar, las Waffen SS, lo pagano se reducía a unos cuantos símbolos que se usaban por formar parte de la herencia cultural germánica, siendo sus miembros y soldados, protestantes o católicos por norma general.

En un nivel de seriedad y profundidad menor, la masonería hizo lo mismo con las creencias new age que provienen de la teosofía, creada por Blavatsky y Henry Steel Olcott, que pertenecieron a la masonería, así como la Wicca pagana y sus vertientes, que fue inventada por el masón y judío Gerald Gardner. Todas estas pseudo-religiones tienen algo en común, y es que se basan parcialmente en la gnosis y el sincretismo panteísta además de compartir simbología satánica, la cual intentan restaurar como si no fuese algo maligno, vendiéndolo como algo mágico y bueno para que no cause rechazo (ejemplos de esto serían el baphomet basado en el antiguo dios celta Cernunnos o la estrella de cinco punta de la cábala) mediante estas pseudo-religiones pantalla, logran captar seguidores potenciales que se podrán convertir en futuros miembros si siguen la senda marcada, además, ofreciendo una introducción a la doctrina de la masonería, pero disfrazada lógicamente.


 Resultado de imagen para dios cernunnos
 Cernunnos, dios celta bastante controvertido por los sacrificios humanos y animales que se le ofrecían, 
actualmente usado por el movimiento Wicca.
Imagen relacionada
 Baphomet reverenciado por la masonería, el esoterismo ocultista y sus derivados, que representa a Lucifer. Por mucho que intenten dulcificarlo alegando que su mala fama se debe a las críticas de la Iglesia, su aspecto repulsivo y andrógino totalmente contrario a la belleza, lo delata como símbolo satánico y maligno.

Además con estas creencias consiguen llevar a la sociedad hacia el sincretismo religioso, que es uno de los fines que persiguen, crear una religión de esencia masónica y sincrética, apta para todos, en la que se sustituya a Dios y a Cristo, por el Gran Arquitecto y Lucifer, bajo varias denominaciones más o menos amistosas. Varias ramas del protestantismo formaron parte de este plan como etapa previa, no debemos olvidar que la masonería fue creada por protestantes en su gran mayoría, con la ayuda de judíos jasídicos versados en la cábala, al igual que su antecesora la orden rosacruz

Todas estas creencias tienen otro punto en común de gran relevancia, sus ataques al catolicismo y a la iglesia romana, amparándose en la leyenda negra promovida por protestantes y judíos, así como por toda la propaganda anticatólica paganizante y panteísta de la ilustración masónica liberal.

Una cita de San Agustín sintetiza con gran acierto en un par de líneas esta lucha entre el catolicismo y las creencias luciferinas.
«Dos amores hicieron dos ciudades. El amor de sí mismo, hasta despreciar a Dios, hizo a la ciudad terrenal, el amor de Dios, hasta despreciar a sí mismo, hizo la ciudad celestial.» 

Como conclusión, podemos decir que no existe una gnosis buena y otra mala, un esoterismo bueno y otro malo, todos sirven al mismo amo, al maligno, en mayor o menor medida, unos diréctamente y otros indiréctamente, la mayoría sin saberlo. El Catolicismo en cambio, se basa en valores nobles, sirve al bien, la verdad y la justicia, además de tener más y mejores vías de acceso para la vida espiritual.

Caballero de Occidente

Bibliografía
La masonería invisible, de Ricardo de la Cierva.
Iglesia y masonería, las dos ciudades, de Dr. Alberto Bárcena.
Las constituciones de Anderson.
Los protocolos de los sabios de Sion.
El Génesis, primer libro de la Biblia.
Porqué dejé de ser masón, de Serge Abad Gallardo.

domingo, 20 de mayo de 2018

Vándalos, Suevos y Alanos. Su origen y la invasión de Hispania

Dos fechas se barajan como las más probables para fijar la entrada de éstos pueblos bárbaros en España, el 28 de septiembre o el 13 de Octubre del 409 d.c.
La invasión se produjo a través de los pasos pirenaicos custodiados por los "Honoriaci". Estos mercenarios de origen bárbaro habían sido contratados por los romanos para evitar internadas poco deseables para la población hispano-romana que, por entonces, andaba enzarzada en una contienda absurda provocada por las aspiraciones de unos y otros de conseguir el dominio del Imperio Romano de Occidente. De todo ello se aprovecharon los pueblos germánicos, sin olvidar que, a su vez, venían siendo empujados por el temible poder de los hunos.
Los honoriaci ni supieron ni quisieron combatir a los 200mil suevos, vándalos y alanos que les cayeron encima. No fue difícil para estas tribus diseminarse por la península ibérica en pocos meses. La destrucción y saqueo fue de alto calibre, y las escasas milicias acantonadas en el territorio se mostraron incapaces de frenar a unas tropas muy determinadas a sobrevivir a cualquier precio.

Resultado de imagen para suevos

Los suevos se concentraban en la provincia de Gallaecia (Galicia), estableciendo la capital de su reino en la antigua metrópoli romana Bácara Augusta, la futura Braga portuguesa. Este pueblo germánico provenía de los territorios situados entre el Rhin, el Danubio y el Elba, y dieron nombre a la región alemana de Suevia. Ya en tiempos de Julio César se hablaba de ellos como un pueblo guerrero y numeroso.
En el 411, tras limpiar de enemigos la zona invadida y someter a los supervivientes, se federaron con Roma para futuras campañas militares. Los suevos consiguieron permanecer independientes por más de siglo y medio, hasta su fusión con los visigodos. En ese tiempo fueron paganos, arrianos y finalmente se hicieron católicos (antes que los visigodos), toda una epopeya religiosa para una tribu orgullosa y de carácter indómito. Veamos ahora algo más sobre los compañeros de viaje elegidos por los suevos.

En la invasión del 409 se podían diferenciar dos grupos muy poderosos en el seno de los vándalos; nos referimos a los asdingos y los silingos. Los primeros permanecieron junto a los suevos en la provincia de Gallaecia, mientras que los segundos optaron por internarse en la Bética (Andalucía). Los vándalos provenían de lageografía báltica de Germania, pero a diferencia de sus aliados ocasionales, mantenían el sueño de ocupar todo el norte de África, principalmente los silingos que lo intentarían poco después de su llegada a Hispania. Aun así, tuvieron oportunidad de dar nombre a la región por la que transitaron: Vandalucía.
  
Los alanos constituían la etnia más curiosa y extraña de todas las que llegaron a Hispania en esos años. Eran germánicos de origen iranio, posíblemente su génesis se produjo dentro de los escitas en la Sarmacia caucasiana. Se expandieron por Europa y África siendo conocidos desde tiempos muy antiguos por su belicosidad y manera de entender la vida. El término de alanos podría provenir de raíz griega, por lo que significaría "los vestidos de negro"; otras interpretaciones nos pondrían en contacto con la lengua escita (Alain significaba montaña). Aquellos montañeses germánicos-asiáticos de negra vestimenta eran desdeluego tipos muy visibles; los historiadores antiguos los describen como rubios de gran envergadura física y muy resistentes, además de polígamos, crueles, salvajes y superticiosos. Los alanos mantenían una estructura social y política muy simple, sin instituciones religiosas y sin un sistema de castas donde estuviera presente la esclavitud.
Como curiosidad se puede contar que el trofeo de guerra favorito para los alanos era la piel del cráneo de sus enemigos. Parece que a estos hermosos guerreros les encantaba colocar ese premio colgando de las monturas de sus caballos.
Los alanos se establecieron en las provincias de Lusitania y Cartaginense sin lograr una influencia clara en la población nativa, a diferencia de sus aliados invasores que sí dejaron una huella indeleble en el ánimo y sentir de los hispano-romanos.Imagen relacionada
 Hispania en el año 416

Ésa era la situación y distribución de los tres contingentes bárbaros en el 416, cuando el rey visigodo Walia pactó con los romanos una guerra total para expulsar a los enemigos de Roma en Hispania. Comenzaron dos años de combates, avances y retrocesos por ambas partes, pero los visigodos se acabaron imponiendo. La preparación militar de las tropas visigodas superaba con creces la de sus contendientes. Muy pronto los soldados de Walia comenzaron a derribar el efímero poder de los bárbaros intrusos. Hostigaron a los vándalos silingos en la Bética y pulverizaron a los grupos de alanos que andaban desperdigados por la Cartaginense y la Lusitania. El rey silingo Fridibalgo fue vencido y capturado en el 417, el jefe alano Atax fue igualmente derrotado y muerto en batalla. En menos de dos años, suevos y vándalos asdingos se encontraban cercados en la cornisa noroeste de la Península Ibérica, y además a estos grupos se unieron a los supervivientes de los vencidos. Cuando los visigodos iban a marchar sobre ellos, Walia recibió la llamada del general romano Constancio, el cual le proponía regresar con el grueso de su ejército para acantonarse en el sur y este de las Galias.

Era el año 418, y el rey Walia conseguía para los visigodos un reino donde establecerse definitivamente con capital en Tolosa, en regimen de hospitalitas de Roma. A continuación los visigodos volverían a dirigir su mirada hacia suevos y vándalos que se habían reorganizado ocupando Lusitania y parte de la Bética, aunque éstos se enfrentaron y los segundos optaron por una retirada masiva tierras africanas entre el 429 y el 432. Se calcula que en ese periodo unos 80.000 vándalos salieron de Hispania para crear el primer reino germánico en África con capital en la antigua Cartago.
Los suevos acabaron siendo arrinconados una vez más en Gallaecia y acabaron pactando con los visigodos, convirtiéndose en sus aliados, alternando durante más de un siglo periodos de paz y guerra ya que se rebelaron en varias ocasiones, hasta los tiempos de Leovigildo, que acabó de manera definitiva con el reino suevo y pasaron a ser vasallos del reino visigodo de España.

Imagen relacionada
 Invasión del norte de África por parte de los vándalos, después de retirarse de Hispania, en el año 429.


Fuente:
La aventura de los godos - Cebrián.
Anotaciones de Europa Ancestral.

lunes, 14 de mayo de 2018

Como era Jesús? Aspecto físico de Jesucristo

Imagen relacionadaMuchas reseñas se han escrito sobre el aspecto físico de Jesús, hoy en dia abundan las que mienten por diversos intereses, como es la que aparece en la web de los Testigos de Jehová, en la que dicen que tenía un aspecto normal y corriente de semita, obviando el hecho histórico de que los galileos eran griegos en mayor parte, y que la mayoría de hebreos de esa época no tenían un aspecto semita/árabe, si no occidental, el añadido racial semita se produjo más adelante, de forma parcial, con la diáspora judía que sucedió a la destrucción del Templo en el año 70 d.c y que duró varios siglos.
Jesucristo es según el salmo «el más hermoso entre los hijos de los hombres» (Sal 45,2). En el evangelio de Mateo se describe su atractivo (atraía a los niños y a las multitudes, y los soldados se sorteaban su túnica: cfr. MT 4, 25; Jn 19, 23-24).
Sin embargo, esa cumbre de la perfección humana que es Jesucristo, es capaz de perder toda su belleza en la Pasión hasta el punto que Isaías dirá: «no hay en él parecer ni hermosura» (53,2), esta cita se suele sacar de contexto, interpretándola erróneamente para desprestigiar la imagen de Jesús en muchas ocasiones.


La carta de Publio Léntulo es el escrito que habla más cláramente sobre el aspecto físico de Jesús:


"Es de elevada estatura, distinguido, de rostro venerable. Sus cabellos, ensortijados y rizados, de color muy oscuro y brillante, flotando sobre las espaldas, al modo de los nazarenos. La frente es despejada y serena: el rostro sin arruga ni mancha. Su nariz y boca son regulares. La barba abundante y partida al medio. Los ojos color gris azulado, claros, plácidos y brillantes; resplandecen en su rostro como rayos de sol, de modo que nadie puede mirarle fijo. Cuando reprende es terrible; cuando amonesta, dulce, amable, alegre, sin perder nunca la gravedad. Jamás se le ha visto reír, pero sí llorar con frecuencia. Camina con los pies descalzos y con la cabeza descubierta. Estando en su presencia nadie lo desprecia; al contrario, le tiene un profundo respeto. Se mantiene siempre erguido; sus brazos y sus manos son de aspecto agradable. Habla poco y con modestia. Es el más hermoso de los hijos de los hombres. Dicen que este Jesús nunca hizo mal a nadie; al contrario, aquellos que lo conocen y han estado con él, afirman haber recibido de él grandes beneficios y salud. Según me dicen los hebreos, nunca se oyeron tan sabios consejos y tan bellas doctrinas. Hay quienes, sin embargo, lo acusan de ir contra la ley de Vuestra Majestad, porque afirma que reyes y esclavos son todos iguales delante de Dios" (Publio Léntulo, procurador de Judea al emperador).


En los últimos siglos han dicho que se trata de un apócrifo escrito en la Edad Media, que Léntulo no existió y demás cosas por el estilo. Si existió Léntulo o no es cuestión secundaria, pues su antigüedad es cercana a los primeros siglos y su fondo es veraz. Curiósamente los mismos argumentos se pueden utilizar contra los evangelios apócrifos, pero en cambio a éstos si les dan cierta validez histórica, que la tienen realmente, aunque fueran escritos por otras personas, pero en cambio con la carta de Publio Léntulo, se usa como argumento su apocrifidad para negar cualquier tipo de validez o veracidad en ella, es evidente que esto lo hacen movidos por sus ideas anti cristianas y no por la razón.



 


La Sábana Santa de Turín es otra muestra histórica del aspecto de Jesucristo, su autenticidad hoy en dia ya está casi fuera de toda duda y decimos "casi" porqué es científicamente imposible demostrarlo en su totalidad por el método científico puesto que no existe una referencia genética de Jesús, pero se ha demostrado que la persona que quedó plasmada en la sábana murió de la misma forma que Jesús, con todo detalle, y perteneció a la misma época. Para más inri, el método por el que quedó plasmada la imagen es similar al de una foto o radiografía, siendo esto totalmente imposible de hacer con medios humanos, demostrando su naturaleza sobrenatural. Curiósamente sus característias físicas concuerdan con la descripción dada en la carta de Publio Léntulo, como su altura o sus facciones.


Resultado de imagen para sabana santa 

 Imagen relacionada
Retrato de Cristo basado en la Sábana Santa


Fuentes:
http://es.catholic.net/op/articulos/17586/cat/691/constitucion-fisica-de-jesus.html
http://wwwmileschristi.blogspot.com.es/2016/08/carta-de-publio-lentulo-al-senado.html
Gracia y Gloria - Pedro Blanco
La Sábana Santa de Turín: Su autenticidad - Jorge Loring


jueves, 10 de mayo de 2018

Caballeros medievales, y su equipo de combate



Dos caballeros con armadura completa se enfrentan a lomos de sus monturas

Los comienzos del caballero

Para entender la importancia de los hombres montados es necesario retroceder en el tiempo hasta el siglo VIII, época en la que el término «caballero» no era asociado todavía a noble. Y es que, aunque los jinetes habían existido como tal desde tiempos inmemoriales, fue durante ese tiempo cuando se generalizó en Europa el uso del estribo (una pieza en la que el jinete apoya el pie y le permite sujetarse sin manos a la silla de montar).
Aunque este elemento pueda parecer baladí, algo tan sencillo permitió a los caballeros cargarse de armaduras y armamento y convertirse en el auténtico terror de los soldados a pie. Esa sujeción fue perfeccionada posteriormente mediante diferentes elementos como sillas más profundas o arzones. «En los siglos IX y X estos progresos se extienden y favorecen el combate a caballo, con lanzas todavía cortas […] que se utilizan como venablos o armas de estocada», explican los historiadores especializados en la época medieval Jacques Le Goff y Jean-Claude Schmitt en su obra «Diccionario razonado del Oriente Medieval».


Con el paso de los siglos, se perfeccionó la función del jinete mediante la creación de lanzas extremadamente largas (de unos cuatro a cinco metros) que el caballero usaba para atacar a sus enemigos mediante un método tan simple como efectivo. «El denominado “choque frontal” consistía en utilizar la lanza, que el jinete mantenía firmemente encajada bajo el brazo, en posición horizontal fija. Con este nuevo método la […] eficacia de la lanza ya no dependerá de la fuerza del brazo del guerrero, sino de la rapidez de su caballo. El jinete forma un bloque con su montura y ese “proyectil vivo” se aprovecha de todo el poder que le confiere el galope del caballo. La carga compacta de los caballeros […] adquiere una fuerza de penetración temible, capaz de desbaratar las líneas adversarias y de provocar el espanto», destacan los expertos.
La efectividad de estos «carros de combate» medievales (como son conocidos por múltiples historiadores) hacía que todos los mandameses de la época estuvieran ansiosos por contar con ellos. No obstante, era sumamente caro para los soldados poder mantener una montura y unas armas y armaduras como las que portaban los caballeros, por lo que esta práctica empezó a estar copada por las altas esferas de la sociedad de entonces, la nobleza.
Es quizá por eso por lo que ambos términos han llegado a la actualidad casi como sinónimos. Con todo, a día de hoy se desconoce por qué se acabó haciendo esta asociación entre ambos términos. «Ser caballero era algo mucho más importante que ser un simple soldado; un caballero debía personificar los principios de la caballería, debía ser un dechado de virtudes. El valor, la lealtad, la generosidad y la piedad eran sus principales vitales», explica Michael Prestwich en su obra.

Tipos de caballeros desde el comiendo de la Edad Media

Esta evolución provocó, a su vez, que nacieran varios tipos de caballeros medievales desde el siglo XII atendiendo a la finalidad que tuvieran a la hora de repartir bofetones entre sus enemigos. En primer lugar se destacaban los «caballeros cubiertos», un título que se otorgaba de forma hereditaria y que -además de ser representativo de la alta nobleza- implicaba una serie de privilegios como no tener que quitarse el yelmo ante el monarca.
Los segundos eran los que pertenecían a las órdenes militares, aquellos que decidían tomar las armas como una profesión y dedicaban su vida a ello. Estos se correspondían con grupos de jinetes que se unían bajo una orden estratificada y de carácter marcial. La más conocida fue la del Temple. «Obedecían a un maestre, seguían unas reglas y se comprometían a defender a los peregrinos por los caminos que llevaban a Jerusalén. […] Orden militar no es lo mismo que orden de caballería, las órdenes militares eran de corte religioso mientras que las de caballería estaban formadas por laicos.
Finalmente, el último tipo era el que estaba formado por los «caballeros andantes», los que vagaban por el mundo llevando a cabo buenas acciones de manera solitaria. «Inspirados por los ideales del amor cortés, ran siervos de una dama a quién debían fidelidad amorosa y a quién dirigían sus pensamientos más generosos y el mérito de sus hazañas. El caballero debía poseer virtudes propias y virtudes distintivas. Las propias eran la castidad, la generosidad, el sacrificio, la caridad..., aquellas virtudes que conformaban su personalidad y su espíritu», determinan Aurelio González y María Teresa Miaja en su obra «Introducción a la cultura medieval».

El equipo de un caballero de finales del siglo XIV

Debido a que al hablar de «caballero medieval» estamos haciendo referencia a un jinete que perduró durante más de cuatro siglos, es lógico pensar que su equipo fue evolucionando con el paso de los años. Sin embargo, las armas y armaduras más representativas de estos soldados son las que portaron a finales del siglo XIV y principios del XV. Y es que, son las más habituales en las películas.
Paños «menores»
Antes de ponerse la parafernalia defensiva, todo caballero que se preciara debía vestirse con una primera protección del cuerpo que se ubicaba encima del torso. Usualmente, todas estas prendas eran utilizadas para amortiguar los golpes y evitar que la armadura rozase directamente la piel.

1-Gambesón
El gambesón era un camisón de tela gruesa que evitaba que el frio metal pellizcase la piel de su portador. Solía estar fabricado de cuero, lana o lino. Estaba relleno de la parte más burda y barata de la lana o, si el portador contaba con unos buenos ahorros, de algodón. El más habitual era de grandes dimensiones que llegaba hasta las rodillas de manga larga, aunque también destacaban los de dos piezas o los de manga corta.
«A efectos prácticos era una colcha que amortiguaba los golpes que se daban sobre la armadura. Sin este elemento las placas rozarían la piel y serían sumamente molestas. Usualmente iban cosidas al gambesón varias piezas de cota de malla para evitar los golpes que se pudiera hacer a través de un hueco de la armadura», explica Gil Perujo a ABC.

2-Cofia
La cofia era la versión militar de la crespina, una prenda utilizada para proteger la parte superior de la cabeza. Era de tela y se fijaba a la cabeza mediante dos trozos de tiras de tela que se ataban en la parte inferior de la barbilla. «Estaba acolchada y servía para aislar el cuero cabelludo del roce del yelmo», explica el investigador y divulgador histórico Sebastián Roa en su obra «El Ejército de Dios».

Resultado de imagen para cofia caballero medieval
 Cofia
 
Armadura
La armadura del caballero del siglo XIV es uno de los elementos que ha hecho que esta época histórica haya perdurado en nuestras mentes. Y es que, además de ser espectacular, supuso una auténtica revolución que permitió a los jinetes ir cubiertos de arriba a abajo de metal. Una gran ventaja ante los arcos y las estocadas enemigas. Con ella, se puso fin así a los problemas que ofreció la cota de malla durante el siglo XIII (un camisón formado por múltiples anillas de metal que, aunque protegía de los cortes, se rompía fácilmente a las punzadas y los golpes). «A esa primitiva cota de malla se le fueron añadiendo piezas de metal hasta completar una armadura completa», completa el recreador.
Se caracterizaban porque estaban elaboradas por herreros de forma artesanal, pieza por pieza, y por ser sumamente caras. De hecho, no toda la población podía permitirse una. Así lo afirma Prestwich en su obra, donde hace un desglose de lo que un militar (que solía cobrar 2 chelines ingleses al día) debía pagar para hacerse con las diferentes piezas de la armadura. Así pues (y sabiendo que -en la actualidad- una libra es equivalente a 20 chelines) este soldado debía pagar 6 libras y 6 chelines por la silla de montar o 8 libras y 6 libras y 8 peniques por dos pares de guanteletes. 


Lo cierto es que el coste estaba justificado, pues en una buena parte de los casos la armadura era fabricada expresamente para el caballero y contaba con un aura de misticismo que la hacía todavía más valiosa. «Durante la Edad Media, el equipo del caballero gozó de una naturaleza sagrada […] La armadura pesada, esa apariencia de hombre de hierro, de cuerpo humano acorazado, será la que configure y diferencie su imagen. Esta sensación de invulnerabilidad psiquica y física producida por la armadura hizo del caballero medieval casi un semidiós. […] El tratamiento artístico […] aplicado para el armamento ceremonial […] convirtió las armaduras de placas medievales en verdaderas joyas de orfebrería con decoración y programa iconográfico generalmente épico».
 
La armadura completa que solían portar los caballeros pesaban habitualmente entre 25 y 30 kilos. Una cantidad que puede parecer extrema pero que, por el contrario, les permitía moverse con cierta libertad, subirse al caballo sin ayuda de nadie y, por descontado, les ofrecía más protección que las viejas cotas de malla.

1-Partes de la armaduras (de arriba a abajo)

A-Yelmo. La parte indispensable de toda armadura -y también la más cara debido a que su función era proteger la cabeza, una de las partes de mayor importancia del cuerpo- era el yelmo. Estos cascos sufrieron una considerable evolución desde el siglo XIII. Y es que, por entonces los caballeros portaban el denominado «gran yelmo», que se caracterizaba por ser tosco, con forma de cubo, y de una sola pieza.
«Era una enorme pieza de metal que descansaba sobre los hombros. […] Solía tener la parte superior plana, lo que facilitaba su fabricación», explica Prestwich. Su peso era tal que lo mejor era ponérselo únicamente cuando se fuera a combatir. A partir del siglo XIV el yelmo sufrió una gran evolución y se le añadió una «visera» que se podía abrir y cerrar (la cual protegía el rostro) y empezó a adquirir nuevas formas.
B-Coraza. Una pieza bastante revolucionaria en el siglo XIV. Se correspondía con la parte de la armadura que cubría el torso y en la que, además, se enganchaban algunos otros elementos. Estaba formada por:
b.1. Un peto que protegía la parte delantera del cuerpo.
b.2. Un espaldar que, como su propio nombre indica, salvaguardaba la espalda de los golpe de los enemigos.
b.3. Un faldón, una pieza utilizada para proteger la cintura.
b.4. Las escarcelas, dos piezas metálicas que, asidas al peto, servían para proteger las caderas. Solían llegar hasta medio muslo.


Armadura completa


C-La protección del brazo la otorgaban varios elementos. En primer lugar se destacaba la hombrera, una pieza que protegía el hombro y en la que se solía ubicar el escudo de armas. Bajo ella, el ristre servía para que el brazo no sufriera daños. A continuación se ubicaba el codal, ideado para proteger el codo y encargado de unir el ristre con la siguiente pieza, el brazal (que aseguraba el antebrazo). Finalmente, el guantelete era el encargado de proteger la mano.
D-Por su parte, la pierna del caballero era protegida en primer lugar por el quijote (para el muslo); la rodillera (para la rodilla); la greba (para la espinilla) y el escarpe (encargado se salvaguardar el pie).
En el siglo XIV, la armadura solía cubrirse finalmente con una túnica amplia. Con todo, esta prenda terminó pasando de moda.

Armas y defensas

1-Armas principales.
Desde que el «caballero medieval» comienza a dominar los campos de batalla de Europa, en su equipo se destacan dos armas principales. La primera fue la lanza, que comenzó teniendo una extensión de apenas dos metros pero que, con el paso de los años, llegó a contar con hasta cuatro y cinco. Solía portarse de forma vertical hasta que se entraba en batalla.
Cuando la lanza se rompía durante la carga, el caballero usaba la espada, un arma con la que, desde los comienzos del siglo XI, tenía una relación especial. Tal y como señalan Le Goff y Schmitt en su obra, estas fueron ganando en tamaño y en peso hasta el siglo XIV, cuando llegaron a medir hasta 1 metro 30. Dependiendo de su extensión eran portadas a dos manos o a una.

Curiosamente, no todos los jinetes sabían utilizarlas. «La esgrima la trabajaban aquellos que podían pagarse un maestro. Usualmente los que solían aprender técnicas determinadas eran los escuderos, que trabajaban a las órdenes de un caballero y, como tal, aprendían de él gratuitamente. El resto de los soldados no solían tener acceso a ello. En primer lugar porque no sabían leer y debían aprenderlo de alguien, en segundo, porque no tenían dinero», determina Gil Perujo.

2-Armas secundarias (usadas a pie y a caballo, a veces solo en los torneos)
-Hacha (corta y larga)



-Bracamante o bracamarte. «Era una mezcla entre espada y hacha para que, con la inercia que tomase, se hiciese una gran fuerza», determina el recreador histórico. Contaba con un filo y era abombada en su parte superior.
 

- Maza
 


3-Escudo.
Una pieza indispensable pero que, según fueron pasando los siglos, se fue haciendo más pequeña. En principio solían tener un tamaño considerable y su parte inferior estaba acabada en punta. Iba unido mediante unos correajes al brazo. «Había caballeros que se clavaban el escudo a la armadura para evitar que se moviese. Con todo, y a pesar de estar fijado, había que hacer cierta fuerza para que no se cayera», informa a ABC el recreador histórico y luchador de combate medieval Daniel de la Flor Sánchez.
«Los correajes eran enganchados mediante una hebilla o mediante el sistema de “lengua de serpiente” (en el que partían un trozo de cuero en dos, hacían dos agujeros y los unían mediante un nudo). Esta última era la opción barata. Los que tenían el dinero y podían comprar una pieza de metal usaban la primera», explica, en este caso, Gil Perujo. El escudo llevaba también un cierre en la mano para evitar que se abriese.




Fuente: ABC Cultura